Los alojamientos de turismo rural de la Comunidad registraron un total de 94.746 pernoctaciones en septiembre, lo que supone una caída del 8,78 por ciento en relación al mismo mes de 2009, frente a un descenso nacional del 6,5 por ciento. Asimismo, según la Encuesta de Ocupación de Alojamientos Turísticos del Instituto Nacional de Estadística (INE), las casas rurales de la Comunidad contabilizaron en el mes de estudio 45.972 viajeros, con lo que se reduce un 5,1 por ciento la cifra de hace un año, una caída que duplica la registrada en España, que llegó al 5,09 por ciento.

En este sentido y a pesar de que la crisis afecta en gran medida a la economía turística de la Comunidad, Castilla y León se mantuvo como líder indiscutible en turismo rural entre el conjunto de las autonomías, con más de la quinta parte de los turistas y el 16,08 por ciento de las pernoctaciones. Sin embargo, la estancia media en la Comunidad fue inferior a la nacional, con 2,06 días frente a 2,61. No obstante, subió casi una décima respecto a 2009.

El informe constata también que, aunque los datos hayan disminuido durante el mes pasado, Castilla y León aumentó el número de establecimientos, ya que contaba con 3.102 alojamientos de turismo rural, 158 más que en 2009; y con 28.045 plazas, 1.295 por encima de las disponibles el año pasado por las mismas fechas. Estos alojamientos daban empleo a 4.923 personas, frente a las 4.742 de un año antes.

Igualmente, el grado de ocupación en la Comunidad por plazas se situó en septiembre en el 11,24 por ciento, el fin de semana en el 23,02 por ciento y, por habitaciones, en el 13,33 por ciento, frente a porcentajes en España del 14,47; 25,96 y 16,98 por ciento, respectivamente.

 

Apartamentos turísticos

Por otro lado, destaca que los apartamientos turísticos de la Comunidad recibieron durante el noveno mes 2.709 viajeros, lo que supone un incremento del 23,2 por ciento respecto a la cifra registrada en el mismo período del ejercicio anterior. En cuanto a las pernoctaciones, en Castilla y León experimentaron un aumento del 4,3 por ciento, hasta alcanzar las 9.315, lo que justifica un descenso en la estancia media en la Comunidad, que pasa de 4,06 de septiembre de 2009 a 3,44 días de este año. En todo caso, es muy inferior a la media española, que se situó en septiembre en 7,22 días.

Igualmente, el número de plazas de este tipo de alojamientos se elevó en la Comunidad hasta las 2.114, frente a las 1.702 de hace un año, con un total de 532 apartamentos, que emplean a 187 personas, y que alcanzaron un grado de ocupación por plazas del 14,69 por ciento, ligeramente inferior al 17,46 de 2009.

 

De acampada

Respecto a la cifra de viajeros que se alojaron en los acampamentos turísticos de la Comunidad se incrementó un 8,14 por ciento hasta las 27.674 personas, que realizaron un total de 56.891 pernoctaciones, un 7,67 por ciento más. Ese aumento no conllevó que la estancia media subiera también, ya que se mantuvo estable en 2,06 días.

Finalmente, en septiembre, Castilla y León contaba con 87 establecimientos abiertos, siete menos que hace un año, y casi 3.400 plazas por encima, hasta las 35.423. Además, el grado de ocupación por parcelas –que en total se situaron en 10.684– fue del 22,26 por ciento para un sector de actividad que empleó a 255 personas, las mismas que en el mismo mes del año anterior.