Segovia fue la provincia que menos habitantes perdió durante 2011 de Castilla y León. Según la estimación del Instituto Nacional de Estadística (INE), la provincia perdió el 0,45% de habitantes, lo que supone 719 personas menos hasta situarse en un total de 159.688 personas. Por su parte, el conjunto de la Comunidad perdió 12.092 habitantes durante el años 2011, con lo que contaba con una población de 2.479.328 personas a 1 de enero de 2012, lo que supone un retroceso del 0,48 por ciento respecto a los datos del año anterior, cuando se alcanzó la cifra de 2.491.420. Un descenso superior al registrado en el conjunto de España, que fue del 0,09 por ciento, con 46.196.278.

Según las estimaciones del INE, la población de la Comunidad se repartía a 1 de enero de 2012 en 1.222.644 hombres, el 49,31 por ciento del total, y 1.256.684 mujeres, el 50,69 por ciento restante. El número de personas se redujo tanto en el caso de los hombres, el 0,56 por ciento respecto al año anterior, con 6.661 menos, como en el de las mujeres, el 0,43 por ciento, con una pérdida de 5.431.

Valladolid fue la única que arrojó un dato positivo, con un incremento de su población del 0,21 por ciento, hasta alcanzar las 526.770 personas, 1.110 más que hace un año.

En el otro extremo, Zamora anotó la mayor caída, del 1,09 por ciento, hasta los 188.780 habitantes, lo que supone una pérdida de 2.077 personas. Por detrás, Ávila redujo en 1.482 el número de habitantes, lo que supone el 0,88 por ciento menos y se queda con 166.301. Palencia contabilizaba 168.376 personas, 1.327 menos, lo que supone el 0,79 por ciento menos; Salamanca, con 344.483 personas, 2.320 menos, lo que supone el 0,67 por ciento menos; Soria, con 92.655 habitantes, 597 menos, el 0,64 por ciento menos; León, con una población de 480.309, perdió 2.918 habitantes, el 0,61 por ciento. Menores caídas se produjeron en Burgos, del 0,49 por ciento, hasta 361.609, lo que representa una pérdida de 1.763, y en la provincia segoviana.