Sólo el 14 por ciento de las casas rurales que hay en Castilla y León, dos puntos por debajo de la media nacional, cuenta con habitaciones adaptadas y accesibles a personas con movilidad reducida, según un estudio realizado por el buscador de alojamientos ‘online’ Toprural. En el informe se hace hincapié en que el dato nacional representa un porcentaje muy pequeño en un país donde, según datos del Instituto Nacional de Estadística (INE), existen más de 3,85 millones de personas con alguna discapacidad (datos de 2008).

«El hecho de ofrecer alojamientos con habitaciones y estancias adecuadas para personas con movilidad reducida podría ser una oportunidad de atraer nuevos viajeros al turismo rural», afirma la empresa. «Sin embargo, aún es minoritario el número de alojamientos que cuentan con esta característica dentro de su oferta».

Por comunidades autónomas, País Vasco (37 por ciento), Galicia (33 por ciento), Andalucía (24 por ciento), Murcia (24 por ciento), Castilla-La Mancha (21 por ciento), Extremadura (21 por ciento) y Baleares (20 por ciento) son las que presentan un mayor porcentaje de hospedajes rurales preparados para el acceso de personas con discapacidad.

Por el contrario, Asturias (7 por ciento), Aragón (9 por ciento), La Rioja (9 por ciento) y Comunidad Valenciana (9 por ciento) son las menos accesibles en este ámbito. En la zona intermedia se encuentran Cantabria (16 por ciento), Cataluña (14 por ciento), Madrid (13 por ciento), Canarias (12 por ciento) y Navarra (10 por ciento).