Sin tabaco, pero con normalidad. Las dos primeras jornadas tras la entrada en vigor de la nueva Ley de Espacios Públicos Libres de Humo se saldaron en las capitales de las nueve provincias de Castilla y León con una sola denuncia, registrada en Salamanca, y 19 llamadas a las policías locales respectivas que no tuvieron más trascendencia, ya que en algunos casos las fuerzas de seguridad ni siquiera llegaron a personarse en los locales y en otros, a su llegada ni denunciantes ni denunciados se encontraban allí.

De una forma u otra, tanto los ayuntamientos como las policías locales consultados por la agencia Ical subrayaron el clima de normalidad que se vivió en los establecimientos hoteleros y la tranquilidad de clientes y propietarios.

La entrada en vigor de la nueva ley se produjo en Ávila sin incidencias significativas ni denuncias. Pese a algunas protestas de los fumadores habituales, reticentes a dejar de acompañar el café o la caña con un cigarro y a tener que esperar a salir del local para fumar, la Policía Local de Ávila no registró ni llamadas de clientes o propietarios de establecimientos por esta causa ni denuncias de ningún tipo.

Absoluta normalidad es lo que se registró en la capital burgalesa, donde ningún establecimiento hostelero o particular requirió los servicios de las fuerzas de seguridad. Según informaron fuentes de la Policía Local, durante las dos jornadas con la nueva normativa en vigor no se produjeron llamadas para solicitar la intervención de los agentes en ningún bar ni se denunciaron conductas incívicas; versión compartida por los hosteleros, algunos de los cuales manifestaron hoy que los clientes aceptaron “con normalidad” la implantación de la norma. Y es que sólo unas pequeñas estufas situadas a la entrada de los bares dieron cuenta del cambio social implantado.

La Policía Local de León han recibido cuatro llamadas por parte de los hosteleros de la ciudad en las que solicitaban su intervención porque alguno de sus clientes fumaba en el interior del local, tal y como informaron fuentes del Ayuntamiento.

Los agentes se trasladaron hasta los cuatro establecimientos, en los que finalmente no hubo ningún problema, ya que, según señalaron las mismas fuentes, la gente “es muy razonable” y las posibles infracciones se producen todavía por despiste y no deliberadamente. Aunque no se formalizó ninguna denuncia, los hosteleros permanecían alerta para evitar las posibles sanciones a causa del incumplimiento de esta normativa.

En Palencia, la tranquilidad fue la tónica dominante, ya que no se registró ninguna denuncia, ni a hosteleros ni a consumidores, por incumplir la nueva ley. Según informaron fuentes policiales, los agentes tampoco se tuvieron que personar en ningún local para hacer frente a infracciones, por lo que parece que los fumadores palentinos acataron con resignación la nueva normativa y optaron por apurar su ‘pitillo’ en la puerta de los establecimientos.

 

Una denuncia y dos llamadas

La Policía Local de Salamanca formalizó una denuncia, interpuesta el domingo por un hostelero de la ciudad contra un cliente. Según concretaron, la llamada se produjo a las 15.15 horas, cuando una persona se negó a dejar de fumar dentro del establecimiento, a pesar de ser advertido por el propietario para que apagara el cigarro. Además, informaron de que también se recibió una llamada en la que se denunciaba que había otra persona en un local incumpliendo la ley, pero cuando se personaron los efectivos comprobaron que los clientes estaban fumando a las puertas del establecimiento.

La Policía Local de Segovia no recibió ninguna llamada de denuncia desde la entrada en vigor de la Ley Antitabaco el domingo. Así lo confirmó la concejal de Tráfico del Ayuntamiento de Segovia, Ana Sanjosé, quien explicó que la normalidad fue general estos dos primeros días en la capital. Además, reiteró que ningún ciudadano planteó queja alguna sobre algún establecimiento, lo que refleja que los segovianos asumieron con normalidad la prohibición de fumar en locales públicos.

La entrada en vigor de la Ley de Espacios Públicos Libres de Humo en Soria no provocó en su arranque ningún altercado entre fumadores y hosteleros y la Policía Local no recibió queja alguna a este respecto, según ha confirmado el alcalde de la capital, Carlos Martínez Mínguez, y el presidente de la Asociación de Hosteleros, Ángel Mayor. Este último señaló, además, que a pesar de que a los fumadores les costará adaptarse al nuevo escenario, a esta hora todos “acataron con normalidad” la aplicación de la nueva normativa.

El Ayuntamiento soriano prevé aprobar la nueva ordenanza de veladores que contempla que los establecimientos hosteleros que tengan espacio suficiente coloquen estufas calefactoras para que los clientes puedan fumar fuera de los recintos. La concejala de Industria, Turismo y Comercio, Teresa Valdenebro, detalló que se produjo una demanda para la instalación de este tipo de aparatos, y reclamó a los hosteleros que allí donde se pongan se coloquen también ceniceros con el fin de que los fumadores no manchen la vía pública. “Hay que tratar de compatibilizar que la gente fume en la calle sin ensuciar la vía pública”, recalcó.

En Valladolid, la Policía Local registró entre desde el domingo ocho llamadas, pero ninguna acabaron en denuncia, ya que cuando las fuerzas de seguridad llegaron a los respectivos locales, y en uno de los casos al estacionamiento del Hospital Pío del Río Hortega, allí no se encontraban ni denunciantes ni denunciados, según fuentes municipales.

 

Carácter disuasorio

La Policía Municipal de Zamora recibió en las primeras 36 horas de aplicación de la Ley contra el Tabaco seis llamadas por parte de clientes y hosteleros de la capital zamorana, aunque “no llegó a tener que acudir a ningún establecimiento para actuar”, según informó a Ical el concejal de Obras y Seguridad Ciudadana, Francisco Javier González. “No ha habido ninguna denuncia formal y las llamadas que se han registrado tenían más bien carácter disuasorio, ya que se trataba de que la persona que estaba fumando donde no debía oyera cómo el dueño del local hablaba con la Policía”, explicó. “Hay una orden de servicio activada en caso de que se hubiese producido alguna denuncia pero no ha habido ninguna hasta el momento”, insistió. Asimismo, fuentes policiales indicaron que se recordó a alguno de los dueños de locales que realizaron llamadas ante el incumplimiento de la ley que “hay que pedir que no fumen donde no está permitido, pero también hay que colocar la señalización adecuada”.