Castilla y León perderá un 1,88 por ciento de su población en la próxima década de mantenerse las tendencias demográficas actuales. En concreto, la Comunidad verá disminuir su número de habitantes a un ritmo de 4.686 personas por año, principalmente porque el número de defunciones superará al de nacimientos. Así, pasará de contar con 2,499 millones de habitantes a 1 de enero de 2010 a tener 2,452 en la misma fecha de 2020. En términos absolutos, perderá 46.861 personas, cuando hace una década ganó 34.856, es decir, un 1,41 por ciento.

Así lo pone de manifiesto el estudio ‘Proyección de la población de España a corto plazo 2010-2020’, publicado por el Instituto Nacional de Estadística que, además, precisa que junto a la región el Principado de Asturias, País Vasco, Galicia y La Rioja también verán mermar sus cifras.

Si bien, en el conjunto del país la previsión es que la población residente suba un 2,7 por ciento hasta 2020, siempre que se mantenga la tendencia actual, frente al 14,8 por ciento de la última década. Con ello, España alcanzaría poco más de 47 millones de habitantes en 2020, en caso de mantenerse demográficas actuales. Esto indica que la población crecería en 1,2 millones, frente a los 5,9 millones (14,8 por ciento) de la primera década de este siglo. En promedio anual, el crecimiento demográfico sería de 124.591 habitantes, muy inferior a los 593.931 de la pasada década.

En cuanto al crecimiento vegetativo proyectado por años, las previsiones varían. Así, se estima que este año la región pierda 6.911 habitantes, cuando en 2011se elevaría a 7.569, para caer en 8.031 y 8.530 en los dos ejercicios siguientes. En 2014, la pérdida poblacional sería de 9.053; en 2015, de 9.581, mientras que en 2016 superaría ya los 10.000 habitantes, con 10.103, al igual que en los tres años siguientes, en los que la población caería en 10.602 habitantes, en el primer caso, y en 11.067 y 11.487, en los dos siguientes.

 

Migraciones

Por lo que se refiere al componente migratorio, si se mantienen los niveles actuales, la migración exterior tendrá una contribución al crecimiento demográfico de la Comunidad cada vez mayor, aunque con cifras bastante inferiores a las de ejercicios como 2002 ó 2006, cuando se situaron en 14.527 y 21.078. Así, en el global del período 2010-2019 presentaría un saldo exterior positivo de 6.013 que, por ejemplo en 2010 se prevé de 4.495.

En cuanto a los salados migratorios interprovinciales, en Castilla y León se observa una tendencia al alza. Así, si la previsión cuando se cierre este año es de 2.081 personas menos, al final de la década serán 588. Además, la tendencia será paulatina.

 

Evolución provincial

Por lo que respecta a la evolución provincial, la previsión es que los datos de población caigan en todas las provincias, menos en Ávila y Valladolid, donde se prevén ligeros aumentos del 1,01 y del 1,2 por ciento, en cada caso. Así, el INE espera que la provincia abulense cierre la década con 1.695 habitantes más, es decir, con 170.137, y la vallisoletana, con 6.288, hasta los 531.163.

Los mayores descensos se experimentarán en Zamora y Palencia, con un 7,16 y un 6,43 por ciento menos, en cada caso. En concreto, el INE estima que Zamora pierda una media de 1.377 habitantes en la próxima década, es decir, un total de 13.774 habitantes, con lo que llegará a 2020 con 178.637 vecinos. Mientras, Palencia verá caer sus cifras a un ritmo de 1.089 habitantes cada año, para llegar a 2020 con 158.465, es decir, 10.888 personas menos.

Por su parte, la provincia de Burgos perderá un 1,58 por ciento de su población, hasta los 358.144 (5.746 personas menos); León, un 2,5 por ciento, hasta los 469.777 (12.043); así como Salamanca, con un 2,94 por ciento menos, hasta los 335.539 (10.170). Segovia, finalmente, perderá un 0,11 por ciento de su población, es decir, permanecerá prácticamente estable, al pasar de 159.707 a 159.529 habitantes.

 

Crecimiento vegetativo

Si se analizan los datos del estudio, se observa que en todas las provincias los fallecimientos serán mayores que los nacimientos. Así, en Ávila el crecimiento vegetativo será de -718 personas; en Burgos, de -1.165; en León, de -3.123; en Palencia, de 989; en Salamanca, 1.753; en Segovia, de 407; Soria, de -490, mientras que en Valladolid será de -1.209 y en Zamora, en -1.633.