Recorriendo con la vista las calles de nuestra ciudad y con un poco de atención podemos encontrar diferentes puntos en Segovia que se encuentran vigilados bajo la atenta mirada de cámaras de seguridad. Atentos «ojos» que desde hace poco más de un año observan, impasibles, los movimientos de la ciudad.

Poco a poco, el número ha ido aumentando, hasta que se han implantado un total de 20 cámaras por toda la ciudad. Desde su aprobación en el Pleno Municipal, en junio de 2009, las diferentes cámaras instaladas se han extendido con diferentes objetivos. El primero de ellos es el de controlar el tráfico en Segovia, y mantener un control más exhaustivo de posibles infracciones al volante que puedan ocasionar problemas en la circulación, peatones u otros conductores. Por otro lado, las cámaras velan también por la seguridad de los edificios municipales que se encuentran flanqueados por estos pequeños aparatos de videovigilancia para evitar «posibles problemas» como ha señalado a Segoviaudaz.es la concejala de Tráfico, movilidad y seguridad ciudadana, Ana San José.

Las imágenes se encuentran registradas en estancias de la Jefatura de Policía de Segovia y, a excepción de incidencias, no se graban ni se registran, es decir, sino que se limitan al control de diferentes zonas de la ciudad sin necesidad de almacenaje. Si será posible acceder a ellas a través de permisos especiales expedidos por la Policía. Pero hasta última instancia, es el cuerpo de Policía, el único que tiene acceso a las mismas.

El reparto de las cámaras es diferente. Para tráfico, el Ayuntamiento de Segovia ha instalado simultáneamente un total de cinco por toda la ciudad; para la protección de edificios municipales hay un total de 13 cámaras, una cámara en tiempo real que recoge las imágenes sin un segundo de retraso y por último, una cámara, la más pequeña, que recibe la sensibilidad del agua de lluvia en la Carretera de La Granja de San Ildefonso y que controla los riegos de esa zona de la salida hacia la villa vecina.