El Ayuntamiento de Segovia aprobó hoy en pleno municipal por unanimidad, y a petición del grupo municipal socialista, pedir a la Junta que acometa la rehabilitación inmediata del Palacio de Enrique IV de la capital. La concejala de Patrimonio Histórico y Turismo, Claudia de Santos, que calificó la posición de la Junta ante la rehabilitación de este inmueble histórico de “palmaria y desoladora”, repasó algunos de los usos del Palacio de Enrique IV, para explicar “las intervenciones traumáticas” que ha sufrido a lo largo de los años. En este sentido, criticó que la Junta, haya aparcado “por el momento” la rehabilitación del edificio por la ampliación del Museo de Arte Contemporáneo Esteban Vicente, “lo que significaría elevar en mayor grado el deterioro que sufre el inmueble”, apostilló.

De Santos señaló que el grupo municipal no entiende como en diciembre de 2006, Silvia Clemente, entonces consejera de Cultura, señalara era una edificio muy relevante en el patrimonio segoviano y que, llegado este punto, “se abandone de esta manera”. Entonces, continuó la edil de Patrimonio y Turismo, Clemente hizo hincapié en que paralelamente a la conclusión de los trámites administrativos para la ocupación del Palacio se irían realizando las obras de consolidación y se redactarían a la vez los proyectos de rehabilitación y el museístico, para que estuvieran concluidos en mayo de 2007. “Es decir, nuevamente asistimos asistimos a otro capítulo más de mala gestión y de incumplimientos de la Junta de Castilla y León con Segovia, como el Palacio de Congresos, el Museo de la Fotografía, el Centro de Interpretación de la Ingeniería Romana. Las excusas de la crisis económica no nos valen ya que estamos hablando de un abandono de seis años, sin contar otros tres desde 2003 cuando no ejerció el derecho de retracto sobre la compra del inmueble”, apotilló De Santos.

Por su parte, el concejal de Izquierda Unida, Luis Peñalosa, mostró su apoyo a la moción calificando de “escándalo económico”, el negocio que los propietarios del palacio “han hecho a costa nuestra”, y solicitó al consistorio que intervenga sobre los elementos artísticos e históricos a proteger para después exigir a la Junta “que como mínimo, proteja esos elementos”.

La responsable de Patrimonio del equipo municipal popular, Mercedes Sanz, mostró su apoyo a la moción, pero consideró oportuno “hacer unas apreciaciones que pasan desapercidas a la izquierda”. En este sentido, señaló que gracias a la Junta de Castilla y León el Palacio de Enrique IV tiene un uso público y cultural y que de no ser por ella, el inmueble sería en la actualidad unas viviendas de lujo. Sanz señaló además que en 2007 y 2008 la Junta llevó a cabo unas obras de emergencia “ya que tienen tanto interés en el Palacio de Enrique IV, quizás le interese a este Ayuntamiento consolidar muros o yeserías como ya han hecho en monumentos de carácter privado como la antigua sinanoga judía”.

Además, señaló que la Junta no solo adquirió el Palacio para dar un uso público sino que además contrató los servicios de redacción de proyectos básicos y ejecución de las obras de restauración, que se licitaron con procedimiento abierto. Mercedes Sanz invitó a la edil de Patrimonio Histórico y Turismo a que exponga sus requerimientos en la Comisión de Patrimonio de la Junta, a la que acude como invitada. “ Y deje de quejarse de que la Junta, no les ajunta. A no ser que esté usted en esta comisión o de adorno o de viaje”.

Respecto al abandono de 6 años y a los incumplimientos de la Junta a los que los socialistas hicieron mención, la popular criticó que durante los 9 años de gobierno “se les puede hacer un inventario de incumplimientos y de atentados patrimoniales cometidos en este tiempo”.

Para finalizar, los populares criticaron unas declaraciones de Óscar López en Salamanca durante el V Foro sobre Cultura y cuando fue candidato a la presidencia de la Junta, en las que señalaba que la ciudad del Tormes como “ciudad sobre la que debe girar todo el desarrollo del español para extranjeros”. En este sentido, Sanz criticó que López se olvidara de que Segovia era candidata a la Capitalidad Europea de la Cultura en 2016, y por el contrario, aplaudió la inyección de 300.000 euros que el presidente de la Junta de Castilla y León, Juan Vicente Herrera, aportó para la candidatura y los 10 millones de euros que pretendía dar a Segovia si finalmente resultaba ganadora.