La provincia de Segovia, a través del diputado de Turismo, José Carlos Monsalve, estuvo representada en la primera reunión de la Red Española de Turismo Industrial (RETI), que tiene por objetivo el desarrollo de estrategias para promocionar este tipo de turismo a nivel nacional que ofrece “alternativas al turismo convencional, como ya se hizo en Alemania consiguiendo que incluso algunas de sus instalaciones fabriles sean declaradas Patrimonio de la Humanidad”.

Para el diputado segoviano, que además es vicepresidente de RETI, destacó la alta presencia del patrimonio industrial, tanto en España como en la provincia de Segovia, y en este sentido, señaló la necesidad de crear productos turísticos para poder “hablar de Turismo Industrial”. Monsalve citó los principales atractivos para este tipo de productos en la provincia señalando el potencial del Real Aserradero de Valsaín, la Real Fábrica de Cristales de La Granja de San Ildefonso, el Esquileo de Cabanillas, el Martinete de Navafría, el Real Ingenio de la Moneda; así como lo que denominó “industria viva”, entre las que se encuentran bodegas, fábricas de embutidos, artesanos o la propia destilería de DYC en Segovia.

La reunión fue presidida por el presidente de la Diputación de A Coruña, Diego Calvo, quien encabeza la red; el secretario general gerente de la Cámara de Cádiz, vocal de la RETI, José Miguel Urraca; y quien ocupa la secretaría general de la RETI, Javier Díaz, que además pertenece a la Cámara de Toledo.

Calvo incidió en los beneficios de este tipo de turismo y en la necesidad de explotarlo porque, según señaló “tiene capacidad de retroalimentación de la economía local”. En este sentido destacó que un lugar que se sustenta de una determinada actividad y a través de la misma consigue visitantes, “permite que esa actividad se mantenga y que, por tanto, siga llamando a más visitantes, fijando así población en zonas rurales”. Además, el presidente hizo un especial llamamiento a la colaboración entre administraciones y empresas y concluyó esperando que “el turismo industrial sea un atractivo turístico más para toda España”.

En el mismo sentido, el gerente de la Cámara de Comercio de Cádiz, destacó la necesidad de establecer “pautas de las actividades industriales en un sector que permite la captación alternativa y complementaria de visitantes”, a la vez que invitó a la participación de empresas que se encuentran en activo.

Por último, Javier Díaz, desde la Cámara de Comercio de Toledo y uno de los impulsores de la RETI desde el primer momento, hizo un repaso a las bondades del turismo industrial para la economía y el sector turístico en España, cuyo desarrolló calificó como “fundamental”. “Debemos planificar la oferta, estructurar el producto, formar a las empresas y garantizar la calidad de nuestro catálogo para ser competitivos y todo un referente para otros países”, concluyó Díaz.