Segovia suma aunque Castilla y León restará habitantes. Así se desprende de las proyecciones efectuadas por el Instituto Nacional de Estadística, entidad que prevé un crecimiento en la provincia de 6.904 personas hasta 2019. De esta manera, de los 161.835 habitantes actuales, en Segovia se alcanzarán los 168.739, conforme a dicho estudio.

La proximidad a Madrid es determinante en el crecimiento demográfico la provincia, que será  5,44 por ciento,, superior a la media nacional que se sitúa en el 2,46 por ciento.

 

El Castilla y León

Castilla y León perderá un total de 49.147 habitantes en los próximos diez años, es decir, un 1,96 por ciento de su población, según las proyecciones de población de España a corto plazo elaboradas por el Instituto Nacional de Estadística (INE), que prevén que en 2019 la población de la Comunidad sea de 2.461.394 habitantes, frente a los 2.510.545 de la actualidad. En el conjunto de España, la población crecerá en 1,1 millones, un 2,46 por ciento, hasta alcanzar los 46,9 millones de habitantes. Por provincias, sólo se registrará un crecimiento demográfico en Ávila, Segovia y Valladolid, mientras que en el resto se producen descenso, que serán especialmente acusados en Zamora, Palencia y León.

El descenso de la población es consecuencia de un acusado descenso del crecimiento vegetativo de la Comunidad, esto es, de la diferencia entre las defunciones que se prevén y el número de nacimientos, un desajuste que irá en crecimiento a lo largo de la próxima década y que en 2018 terminará por restar 11.090 habitantes a la Comunidad. Junto a ello, se produce también una bajada significativa de la llegada de inmigrantes, con un saldo migratorio neto de apenas 4.111 personas, es decir, una tasa del 0,17 por ciento, junto con un proceso de emigración de los ciudadanos de la Comunidad hacia otras provincias que no se detiene y que en 2018 restará a Castilla y León más de mil habitantes.

Con este escenario, el INE prevé que el incremento demográfico que ha registrado la Comunidad en los últimos años se detenga a partir de 2010 y empiece un descenso continuado y creciente que le llevará a perder en 2011 más de 1.800 personas, cifra que se irá incrementando año a año hasta llegar a una reducción de la población en más de 8.000 en 2018. Mientras tanto, la llegada de inmigrantes se reducirá hasta 2012, fecha en la que se estabiliza en una tasa del 0,17 por ciento, informa la agencia ICAL.

Asturias, País Vasco y Galicia son las regiones que superan a Castilla y León y experimentan una mayor contracción demográfica, con merecimientos superiores al tres por ciento, pero que en el caso asturiano casi llegan al cinco por ciento. Por el contrario, Castilla-la Mancha (11,4 por ciento), Murcia (9,2 por ciento), Islas Baleares (7,8 por ciento), Comunidad Valenciana (7,3 por ciento) y Canarias (7,2 por ciento) serán las que experimenten un mayor crecimiento.