La Gerencia de Atención Primaria de León hace un cribado de test masivos de antígenos de segunda generación a la población de la zona básica de salud de La Palomera

La incidencia acumulada de COVID-19 en Castilla y León a siete días cayó hoy ligeramente por tercera jornada consecutiva y se situó en los 100,25 casos, cinco menos con los que arrancó la semana, mientras que la tasa a 14 días, según la información de la Consejería de Sanidad, se incrementó hasta los 196,50, uno más que el pasado lunes.

Segovia (355,10), Burgos (323,50) y Soria (258,76) son las provincias con mayor incidencia acumulada a 14 días por cada 100.000 habitantes de la Comunidad, y las tres se mantienen en ‘riesgo muy alto’. Por debajo se sitúan Palencia (228,92), Valladolid (164,03) y Salamanca (175,25), mientras que en ‘nivel medio’ se encuentran Zamora (99,07), Avila (121,14) y León (134,96).

En cuanto a la incidencia acumulada en siete días también son Segovia (170,06), Burgos (149,87) y Soria (136,13) las mantienen los peores niveles. Le siguen en ‘riesgo alto’ Palencia (99,18), Salamanca (97,19), Valladolid (86,62) y León (76,90). Ávila (63,43) y Zamora (59,79) continúan presentando las tasas más bajas.

Por otra parte, se produce un ligero incremento en la tasa de incidencia acumulada de casos de COVID-19 en mayores de 65 años en las últimas dos semanas, que se sitúa en los 130,419, frente a los 128,40 de ayer. Además, la incidencia a siete días sube hasta los 68,60 casos, por lo 67,46 casos de la jornada anterior.