Quizá en unos años nadie recuerde la guerra política que se vivió en la capital en relación a estos sectores, o quizá sí. Lo que está claro es que hoy, el Consistorio, ha vivido una jornada histórica, y muy tensa, que ha desbloqueado la propuesta de modificación del Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) lo que, traducido al vocabulario de los segovianos, ha desbloqueado la construcción de cerca de 6.000 viviendas en estos sectores, cuya superficie asciende a un millón de metros cuadrados, desde la Ciudad Deportiva de La Albuera hasta el barrio de Nueva Segovia, a la altura del restaurante Lago.

Se trata de un ambicioso proyecto, ya con luz verde, que contempla la construcción de más de 6.400 viviendas, tanto libres como de protección.Precisamente, el desbloqueo de esta superficie había sido solicitado anteriormente por el las Asociación de Constructores, agentes sociales así como otros colectivos de la ciudad.

Durante meses, ha sido uno de los asuntos más ‘candentes’ del panorama político local. Contó en abril con el rechazo del PP y con las peticiones, por parte de diversos agentes, de la necesidad de su puesta en marcha. Finalmente, el Pleno ha dado el sí. Este lunes, la concejala popular Raquel Fernández, aseguró que tras “subsanar las deficiencias del documento inicial”, su grupo asegurando que, en ningún caso, “Nos hemos opuesto al acceso a la vivienda barata y libre, y estamos aquí para favorecer el desarrollo económico en Segovia, en este caso en un sector importantísimo”, explicó tras escuchar la intervención del concejal Alfonso Reguera, quien criticó a la oposición por retrasar este proyecto: “En Segovia falta vivienda asequible”, sigue habiendo construcción en Segovia, hay demanda para vivienda asequible y barata” y, añadió, “la paralización de un sector es malo para Segovia y aunque el Ayuntamiento no puede crear puestos de trabajo directamente, pero sí las condiciones dentro de su competencia”.

El debate ha sido tenso, principalmente cuando cerró la intervención el alcalde, Pedro Arahuetes, quien lanzó arduas críticas contra el PP recordando las declaraciones de los populares, en los medios de comunicación, y recogidas por El Adelantado, dónde se tildó este proyecto como “un pelotazo” y “negocietes” de Arahuetes. El alcalde mostró su indignación al respeto y animó a los populares a pedir disculpas.

Tras la votación, que no contó con la presencia del concejal de Empleo Javier Giráldez, y el concejal de Izquierda Unida, Luis Peñalosa, el pleno aprobó un dictamen que reanudará la actividad urbanística en la capital.