La crecida del río Eresma provocó esta madrugada daños materiales en la cafetería de la Casa de La Moneda de Segovia, al tiempo que el agua inundó la sala de máquinas, donde a estas horas todavía continúan trabajando las bombas para achicar el agua. Se trata de daños leves, teniendo en cuenta que el edificio histórico se encuentra en una zona inundable y no es la primera vez que ve entrar el agua. Hace ahora un año, las intensas lluvias y el deshielo también provocaron inundaciones.

El río se desbordó en esta zona hacia las 3.00 horas de esta madrugada, y rompió una ventana por la que entró el agua. En ese momento, efectivos del Cuerpo de Bomberos empezaron a trabajar para apuntalar las demás ventanas y tapiar la afectada para impedir que el agua siguiera entrando y evitar daños mayores. De hecho, la exposición que se exhibía en la primera planta del edificio se desmontó y se subió a la primera planta para impedir que el agua la dañara.

Los bomberos trabajaron durante toda la noche en el edificio, acompañados en todo momento por las concejalas de Medio Ambiente y Protección Civil, Paloma Maroto Moreno, y Cultura, Clara Isabel Luquero de Nicolás. El aumento del caudal del río por las intensas lluvias de los últimos días también obligó a la Policía Local a señalizar y acordonar varias zonas a orillas del río, sin que se hayan producido incidentes, explicaron a Ical fuentes del Ayuntamiento.

Junto al Eresma a su paso por Segovia, también se han producido desbordamientos en las localidades segovianas de San Ildefonso, Palazuelos de Eresma y Hontanares de Eresma. En concreto, este río ha superado su nivel de alarma en las estaciones de Valsaín, en la salida de Pontón Alto y en Segovia. Mientras, el río Duratón ha superado el nivel de alarma en la estación de Sepúlveda. En estos momentos todas las incidencias están siendo solucionadas aunque se mantiene la alerta por si volvieran a registrarse más incidentes ya que los caudales siguen estando altos.