El mercado de vehículos usados sigue consolidando su crecimiento y cerró el primer semestre del año con un total de 40.297 operaciones en Castilla y León, lo que supone un crecimiento del 5,2 por ciento respecto al mismo periodo del ejercicio anterior. Todas las provincias, salvo Soria, registraron subidas, según estimaciones de la consultora MSI para la Federación de Asociaciones de Concesionarios de la Automoción (Faconauto).

En lo que respecta al total nacional, la primera mitad del año cerró con un total de 812.349 operaciones, lo que supone una subida del 14 por ciento. Respecto al segundo semestre, la patronal de los concesionarios prevé un comportamiento similar al del primero, por lo que el mercado español puede acabar 2011 con un total de 1,7 millones de unidades vendidas, lo que supondría un incremento del 17 por ciento, según estimaciones hechas por MSI.

Por provincias, en Ávila se contabilizaron 2.503 operaciones, lo que supone un 14,08 por ciento más que hace un año; en Burgos hubo 5.748 ventas, un 8,72 por ciento más que en la primera mitad de 2010; en León se registraron 7.119 operaciones, un 2,14 por ciento más. Al igual, en Palencia el ascenso fue del 2,51 por ciento hasta las 2.738 ventas; en Salamanca, del 8,97 por ciento hasta las 7.524; en Segovia, del 0,77 por ciento hasta las 2.345; en Valladolid, del 2,47 por ciento hasta las 8.509, y en Zamora, del 7,88 hasta las 2.889.

Por el contrario, en Soria las ventas de vehículos de segunda mano descendieron ligeramente un 0,17 por ciento hasta las 1.192.

Según Faconauto, con estas cifras del cierre del primer semestre se confirma el “tirón” de este mercado respecto al del vehículo nuevo, que acumula 12 meses de caídas. Así, por cada coche nuevo que se ha vendido en los seis primeros meses se han adquirido dos usados. Por edades, los coches con más edad son los que están protagonizando una mayor número de transferencias.

En concreto, entre enero y junio, los vehículos con más de diez años supusieron el 37,8 por ciento del total, lo que confirma que las familias están resolviendo su movilidad gastando poco dinero, adquiriendo coches que hace solo unos meses terminaban en chatarra. Además, los coches con menos de cinco años acapararon el 33,5 por ciento de las ventas, mientras que los que van de los cinco a diez años supusieron el 28,7 por ciento. Por canales, el de particulares ha acaparado la mayor parte del mercado en el primer semestre (56 por ciento), seguido por el profesionales (40,5 por ciento).