La Universidad Politécnica de Madrid continúa con los Cursos de Verano que se llevan a cabo en el municipio segoviano El Real Sitio de San Ildefonso. El último que se ha llevado a cabo ha sido el de ‘Nuevos retos de las autopistas de peaje: eficiencia y sostenibilidad’, que se ha presentado dentro del programa CENIT y promovido por un importante consorcio de empresas líderes del sector. El proyecto OASIS aborda la definición de la autopista del futuro desde un punto de vista global, abarcando todo su ciclo de vida completo y con el objetivo de que ésta presente niveles claramente diferenciales de servicio, seguridad y sostenibilidad. El curso está dirigido por Aniceto Zaragoza y Andrés Monzón, director del Centro de Investigación del Transporte (TRANSyT) de la UPM.

Entre los objetivos de este curso están el análisis de: Nuevos Modelos Concesionales Integrales: gestión de autopistas de forma rentable, eficaz y con un futuro económicamente sostenible. La carretera inteligente: nuevas arquitecturas y servicios. TICs para una gestión inteligente de la movilidad. Posibilidades de utilización de material reciclado para firmes de alta calidad y sensorización dinámica de los mismos. Interacción de las autopistas con el entorno: paisaje, fauna y flora. Optimización y Eficiencia Energética en autopistas: implicaciones para el diseño y gestión. Y los Avances en seguridad sostenible: nuevas tecnologías de diseño y gestión.

 

Proyecto OASIS

En este contexto, surge el proyecto OASIS (Operación de Autopistas Seguras, Inteligentes y Sostenibles), que prevé abordar la concepción de la autopista desde una perspectiva global, de manera que se tengan en cuenta todas las fases de su ciclo de vida, aunque prestando especial atención a la fase de explotación.

El proyecto abarca diferentes campos de investigación entre los que destacan los nuevos modelos concesionales, mejora de procesos constructivos, nuevos sistemas inteligentes de transporte (ITS) en el ámbito de la seguridad y la movilidad, la interacción con el medio ambiente y la optimización energética.

El proyecto se está llevando a cabo gracias a la constitución de un consorcio formado por las principales empresas del sector y un conjunto de los más destacados centros de investigación distribuidos por todo el territorio nacional.

La pujanza de las actividades concesionales es ya una realidad bien conocida en la mayor parte del mundo y las autopistas de peaje siempre han sido la punta de lanza en este mundo concesional. De momento, la oferta económica es el elemento fundamental en el proceso de adjudicación, lo que provoca competiciones desenfrenadas por minimizar el coste de estas inversiones, reduciendo en muchos casos la calidad de las mismas y de los servicios asociados.

La definición de la autopista del futuro debe sentar las bases para que las empresas participantes en el proyecto desarrollen elementos diferenciales en su oferta (derivados de las innovaciones alcanzadas) que les permitan un mejor posicionamiento en los concursos internacionales frente a las nuevas empresas entrantes en el sector, que compiten con una estrategia basada en un menor precio.