Las parroquias de Fuentepelayo, Zarzuela del Pinar y Pinarnegrillo han puesto fin a la cuarta edición del “Verano Solidario”, en el que los vecinos de estos municipios, junto con el grupo de voluntarios de Cáritas, catequistas y jóvenes voluntarios han organizado una serie de actos para recaudar fondos destinados a los cristianos de Siria, a través de la Fundación “Ayuda a la Iglesia necesitada”.

Los actos del “Verano Solidario” se han desarrollado a lo largo de los domingos 12 y 19 de agosto. Durante la primera jornada de esta iniciativa solidaria, un miembro de Fundación estuvo presente en las celebraciones para dar a conocer el trabajo que realiza dicha asociación y concienciar sobre la situación por la que están atravesando los cristianos que deben dejar sus hogares a causa del conflicto bélico desatado en Siria. “Para estos hermanos cristianos es muy importante la ayuda económica, pero no menos saberse apoyados y sostenidos por la oración del resto de miembros de la Iglesia”, aseguró Jesús voluntario de Cáritas.

Además de las dos colectas organizadas en esta cuarta edición del “Verano Solidario”, siguiendo con la iniciativa iniciada el año pasado, se preparó también un vermut solidario que fue degustado por los asistentes a la salida de la misa dominical del día 19 de agosto. “Hemos contado con la colaboración de algunas empresas de la zona Precocinados Fuentetaja, Distribuciones Otones y Agraman y la generosidad de otras personas de los pueblos que han preparado rosquillas, bollos y pastas. La participación ha sido muy buena y la gente ha quedado muy contenta” ha comentado una de las catequistas.

El objetivo de esta iniciativa es completar la acción “caritativa” que se lleva a cabo a lo largo de todo el año desde las parroquias participantes, “volviendo la mirada a otras realidades de pobreza y necesidad fuera de nuestro entorno más próximo”, han concluido fuentes de la organización del evento.

Imagen de una desgustación solidaria en Fuentepelayo.