Con la colocación de la placa que ha cambiado el nombre de la Plaza de San Geroteo por Plazuela de la Madre Cándida, se ha hecho efectivo el homenaje de Segovia a esta importante figura religiosa en nuestra ciudad. Tras su aprobación en Pleno Municipal el pasado 31 de marzo ha sido dos meses después cuando se ha destapado la placa que señala el espacio dedicado a la fundadora del colegio de Las Hijas de Jesús, canonizada en octubre por el Papa Benedicto XVI.

En el acto solemne, en el que se encontraban el alcalde de Segovia y su corporación municipal, todos en funciones, ha estado protagonizado por los cerca de 400 alumnos de las «Jesuitinas», colegio que el 31 de agosto cerrará sus puertas tras 122 años de enseñanaza en sus aulas, y que se trasladan al colegio Padre Claret.