Numerosos vecinos de Segovia llevaron sus mascotas este domingo a la iglesia de Santa Eulalia para recibir la bendición del párroco. Cumplieron así la tradición de la festividad de San Antón que también se desarrolla en la localidad de El Espinar y que el sábado se adelantó en una celebración de Valsaín. En muchos casos se celebraron concursos para seleccionar a los animales mejor engalanados.

Perros, pájaros y gatos fueron los más habituales, aunque tampoco faltaron algunos animales exóticos como peces o loros, aunque este año, posiblemente por la crisis económica o por las inclemencias climáticas, con lluvia ininterrumpida desde ayer, redujo la asistencia frente a años anteriores. También, los carniceros celebran esta fiesta con varias actividades.