La localidad de La Granja de San Ildefonso (Segovia) ha amanecido gris, no sólo por la lluvia y el cielo oscuro con que se cubrió el Real Sitio, también por la tristeza y el dolor que invadieron a todos los vecinos de este municipio de 5.000 habitantes.

La pérdida de Pilar Juárez Boal, de 53 años, cuyo cadáver fue encontrado hace unas horas entre los escombros de los edificios derruidos en Haití, se propagó pronto entre todos los granjeños, con muchos de cuyos habitantes estaba muy vinculada la familia de Pilar, quien visitaba frecuentemente la localidad. La última vez, las pasadas navidades.

Pilar pertenecía a una familia muy conocida en esta localidad, donde sus antecesores contaban con una popular fábrica de harinas, La Provisora. Sus amigos la recuerdan como una persona muy activa, comprometida y con un gran corazón. La vivienda familiar, cerrada, situada en la Travesía del Horno presentaba desde hace unos días un aspecto triste, pero ahora lo es más al saber que Pilar no la habitará más.

La tristeza también invadió la Real Fábrica de Cristales de La Granja, cuya directora, Aúrea Juárez, es prima de Pilar. También ella ha tenido palabras de cariño y de recuerdo para la fallecida, con quien mantenía una estrecha relación, y que está recibiendo en estos días numerosas muestras de condolencia.

Además, en la Homilía celebrada este domingo en la iglesia parroquial de los Dolores, el abad párroco de La Granja de San Ildefonso, Isidoro Mardomingo, no olvidó hacer referencia al suceso que le ha costado la vida a Pilar Juárez, de modo que la noticia quedó extendida a todo el municipio.

El temor a encontrar sin vida a Pilar Juárez se hizo patente en la media noche del sábado al domingo al extenderse la noticia dada por el Ministerio de Asuntos Exteriores a la familia de que había aparecido el cadáver. Fue precisamente el ministro Miguel Ángel Moratinos quien el pasado miércoles 13 trasladó a la familia en La Granja el mal augurio ya de que la diplomática segoviana se encontraba ilocalizada, pero no se perdió la esperanza de hallarla con vida hasta el último momento.

El Ayuntamiento de San Ildefonso colocará las banderas a media asta y se instalará un crespón negro en recuerdo de esta vecina, como “señal de duelo”, explicó el alcalde de San Ildefonso, José Luis Vázquez. Además, mañana se reunirá la Corporación con el fin de decretar algún día de duelo oficial.

En opinión de Vázquez, se trata de una vecina “que con responsabilidades diplomáticas tenía un fuerte compromiso con los más necesitados”. En este sentido apuntó que el dolor y la consternación han invadido a todos los vecinos del Real Sitio.

Vázquez también transmitió el deseo de la familia de la fallecida, en especial de sus hermanas Sonia, Paloma y Mónica, que le han indicado que les gustaría que el recuerdo a Pilar pueda materializarse y hacerse extensivo con la ayuda que necesita el pueblo de Haití, porque “era el objetivo y la intención de Pilar Juárez”. Dijo que el Ayuntamiento buscará las fórmulas y mecanismos para que en la programación estable de actividades municipales se puedan incluir muestras de apoyo y ayuda hacia el país caribeño.