Dicen que el fin del mundo es algo parecido a lo que estos días vive Haití, piedra a piedra los supervivientes del terremoto recuperan cadáveres en un país y una capital, Puerto Príncipe, derruída y destrozada.

La ayuda internacional comienza a llegar y, también, iniciativas insittucionales y particulares en pequeñas provincias, como Segovia. Hoy, la Diputación Provincial anunciaba que destinaría 6.000 euros para ayudar a los damnificados, también lo hacían otras administraciones de Castilla y León, 30.000 el Ayuntamiento de Valladolid, 35.000 de la Diputación de Zamora… Todo es poco, toda la ayuda es necesaria.

Desde Caja Rural de Segovia también se puede colaborar con la campaña, la cual debe efectuarse mediante un ingreso con el concepto «Víctimas Terremoto de Haití» en cualquiera de la cuentas que el Banco Cooperativo Español tiene abiertas para realizar donaciones, una de ellas a nombre de Unicef y la otra a nombre de Cruz Roja Española, cuyos


- CRUZ ROJA ESPAÑOLA: 0198 0500 85 1155046327

- UNICEF: 0198 0500 88 2004202723″.

 

Sin noticias de Pilar

Aunque en todo el mundo se vive con angustia este acontecimiento, en Segovia y en concreto en La Granja, la espera y la angustia se ha contagiado entre vecinos y amigos de Pilar Juárez, la segoviana que continúa desaparecida. Desde hace dos años trabajaba como  funcionaria del Cuerpo Diplomático de la Unión Europea y se encontraba trabajando en la cuarta planta de un edificio de la ONU en Puerto Príncipe, la capital del país caribeño, cuando el inmueble se vino abajo.

La última comunicación llegó a través del sistema de telefonía Skype de un primo de Pilar con José Valverde, el marido de la segoviana, que le informó de que tanto él como el hijo de ambos, Bruno Valverde Juárez, se encontraban bien. En todo caso no se han perdido todavía las esperanzas porque el personal enviado a la zona trabaja para intentar localizar y rescatar a todas las personas que se encontraban en el inmueble, un viejo hotel de siete plantas.

Tras visitar el edificio donde estaban su mujer y madre, a José y a Bruno se les impidió continuar en la zona y se les recomendó que volvieran a su casa.

Un equipo de colaboradores chinos está desescombrando la zona y han rescatado algunos cuerpos. Otra parte salió del inmueble por sus propios medios. Según la fotografía difundida por la ONU parte del edificio quedó completamente derruido y otra parte en pie.

 

Equipo de Salvamento de Castilla y León

El equipo de intervención perteneciente al Grupo de Rescate de la Consejería de Interior y Justicia, puesto a disposición de las autoridades españolas, se encuentra ya colaborando en las tareas de salvamento en la capital de Haití, Puerto Príncipe, en donde aterrizó pasado el mediodía de hoy el avión en el que viajaron anoche desde Torrejón de Ardoz, con otros equipos de intervención llegados desde distintos puntos de España.

Los seis bomberos profesionales, más un coordinador de equipo, compartieron vuelo en un avión del Ejército del Aire con equipos sanitarios del SAMUR, con bomberos de la Comunidad de Madrid, así como con agentes de la Guardia Civil y del Cuerpo Nacional de Policía y observadores de la Unidad Militar de Emergencias.

En Puerto Príncipe, el equipo de intervención de Castilla y León trabajará bajo supervisión de técnicos de la Secretaria de Estado de Cooperación Internacional, en la búsqueda de personas que se encuentren con vida en edificios que se hayan derrumbado a causa del seísmo, así como en la localización de cadáveres bajo los escombros.

Siguiendo las técnicas de rescate, la búsqueda comenzará con el empleo de los dos perros de rescate que el equipo lleva de apoyo, y que se encargarán de señalar zonas en que detecten presencia humana. A continuación, en el punto que marquen los perros, se realizarán localizaciones mediante buscadores TPL y visores ópticos con el fin de verificar que en el lugar hay personas atrapadas o cadáveres. La tercera parte de la intervención se centra en la recuperación de las posibles víctimas, mediante el desescombro del punto señalado, en el que se interviene, de ser necesario, con un equipo portátil de excarcelación.