Alfredo Pérez Rubalcaba es el nuevo Secretario General del PSOE. Así ha trascendido tras unos minutos pasados de las 17:25 horas de la tarde desde Sevilla, donde se ha celebrado el Congreso Federal del PSOE, y tras cerrar las urnas a las 15:40 horas con los votos de los 956 delegados de todo el territorio español. El resultado se ha hecho esperar pero finalmente Alfredo Pérez Rubalcaba se subirá de nuevo al escenario del 38 Congreso Federal de Sevilla como nuevo Secretario General del PSOE, según ha leía el presidente del Congreso, José Antonio Griñán. 487 votos contra 465 votos, solo 2 votos en blanco y un voto nulo. Votaron 955 delegados, uno menos de los 956 con derecho a voto.

Poco después de conocerse el recuento entraba en el plenario Carme Chacón, aplaudida y saludada por los delegados, y 15 minutos después lo hacía el vencedor, acompañado por la sintonía del partido y por parte de su equipo. Detrás de él, el secretario general saliente, José Luis Rodríguez Zapatero, que le había acompañado a la llegada al plenario entre una nube de cámaras.

Entre los delegados a los que iba saludando Rubalcaba, uno especial con el que se fundió en un abrazo a la vista de todos, el lehendakari, Patxi López, uno de sus principales respaldos y a quien muchos auguran un papel relevante en la dirección socialista.

El siguiente abrazo de Rubalcaba, ante la mesa del Congreso, los delegados y los medios de comunicación, con Carme Chacón, que escuchó después la breve intervención del nuevo secretario general emocionada, con los ojos rojos y llorosos, pero aplaudiendo junto a los demás.

“Esta es la respuesta socialista”, dijo Griñán, recuperando el lema de este 38 Congreso Federal. “Somos un partido fuerte”, decía el nuevo líder nada más tomar la palabra. “Y así os quiero ver, en pie porque es lo que sienten los militantes, responsabilizados, pero no de brazos caídos”, agregó.

Durante su primer discurso tras conocerse los resultados, Rubalcaba ha hecho especial hincapié en la unidad del partido, en el trabajo que el partido tiene por delante y en el cambio. Asímismo ha agradecido la labor de Carmen Chacón de la que ha dicho que gran parte del Congreso Federal se debe a ella, y de tres figuras del socialismo a través de la historia del partido: Felipe González, Joaquín Almunia y José Luis Rodríguez Zapatero.

Rubalcaba ha reconocido la aplastante derrota electoral de los últimos comicios donde perdieron más de 4 millones de votos, y ha resaltado su esfuerzo por trabajar ‘para aquellos que esperan lo que le tenemos que decir’. Además, ha continuado su discurso añadiendo que trabajará por ‘devolver sus derechos’ a las mujeres que quieren decidir sobre su maternidad y contra los ‘recortes y subida de impuestos del Gobierno de derechas’.

 

Mayor peso de las federaciones en el nuevo PSOE

El socialista propuso hoy que las federaciones territoriales tendrán mayor peso en caso de ganar en la nueva Comisión Ejecutiva Federal, pero advirtió que sin traspasar la “línea que hay entre un partido federal y una confederación de partidos”.

En la presentación de sus compromisos ante el plenario, Rubalcaba afirmó que hará la candidatura “hablando con mucha gente”, entre ellos los secretarios generales de las autonomías. El candidato afirmó que contará con personas de todas las federaciones y de todas las edades, pero avisó de que “no van a defender ni a los territorios ni a la federaciones”.

Rubalcaba planteó un equipo de partido “único y reconocible” del PSOE, donde exista una posición común en los lugares en la que se entiende y en los que sea más difícil. En la parte dedicada a los territorios, en la que para él el partido tiene que “estar en consonancia” con el modelo autonómico, también anunció que los ayuntamientos tendrán presencia en el Consejo Territorial, junto a las federaciones autonómicas.

Igualmente, defendió un “mayor peso” de los delegados en la elección de los secretarios generales, pero abogó por discutir las distintas fórmulas para que “todo el partido funcione de manera armónica”. Por ello, anunció que, convocará una conferencia de organización para armonizar ese modelo de elección. 

El candidato abogó por un “liderazgo colectivo, no personalista”, en el que rechazó los “salvadores”, para abordar las principales tareas, en las que apuntó al rearme del partido y de la organización y a la recuperación del gobierno desde los ayuntamientos. “Lo que hay que hacer es cambio y unidad”, afirmó, para añadir que un “liderazgo colectivo no es un liderazgo débil”.

En su contenido para el cambio, exigió austeridad colectiva y personal a sus compañeros y destacó la presentación de la alternativa del PSOE al proyecto del PP, que calificó de “gigantesco fraude” en este escaso tiempo de Gobierno. “Se fueron mintiendo y han vuelto mintiendo”, afirmó, en una de las frases más celebradas por los delegados. A Rajoy le advirtió que a un “enfermo anémico no se le cura con un plan de adelgazamiento”, aseveró.