El delegado territorial de la Junta en Segovia, Javier López-Escobar, acompañado por la jefa del Servicio Territorial de Cultura, Ruth Llorente, y el alcalde de Martín Muñoz de Las Posadas, José Antonio García Gil, visitó las obras realizadas para reparar las cubiertas del palacio del cardenal Espinosa, edificio renacentista declarado Bien de Interés Cultural en 1931, según ha apuntado la agencia de noticias Ical.

La Consejería de Cultura y Turismo, a través de la Dirección General de Patrimonio Cultural, ha intervenido en el inmueble para detener el deterioro progresivo que presentaba en las cubiertas, especialmente en el cuerpo de la fachada principal y los dos torreones cubiertos por lajas de pizarra, donde se habían producido desprendimientos en la cornisa y en la cumbrera, dejando filtrar el agua de nieve y lluvia hacia los muros de fábrica de ladrillo.

Las actuaciones llevadas a cabo han supuesto una inversión de 60.476,96 euros cofinanciados con fondos europeos Feder, aounta Ical. Durante las obras se han reparado las chimeneas de ladrillo y las cubiertas de pizarra de los dos chapiteles, también se han levantado los nidos de cigüeñas, y tras los trabajos de reparación se han colocado cestas para futuros nidos. Además, se ha limpiado y repasado la cubierta de teja cerámica, se ha reforzado un dintel de granito del patio porticado y se han recolocado mallas metálicas en los huecos.

El cardenal Diego de Espinosa, natural de Martín Muñoz de las Posadas, mandó construir el palacio al arquitecto real Gaspar de Vega. Tiene una traza de estilo renacentista español con influencia italiana, y su edificación se data entre los años 1570 y 1574. A mediados del siglo pasado también se intervino en el inmueble con un proyecto de reconstrucción. Actualmente tiene dos partes, la zona monumental y el edificio escolar del Centro Rural Agrupado Campos de Castilla, que ocupa el interior del torreón sur y el nuevo edificio construido anexo al patio en los años 50 del siglo XX.

La parte monumental se distribuye en torno al amplio patio interior porticado en los cuatro lados con doble nivel de galería de granito y una amplia escalera de tres tramos que comunica ambos niveles, y la fachada principal está enmarcada por dos torreones laterales rematados con un chapitel cubierto de pizarra.

El edificio está construido principalmente en fábrica de ladrillo, con los elementos singulares en granito: la portada de entrada, la escalera, la galería de columnas y la balaustrada del patio. Las cubiertas alternan la pizarra y la doble teja cerámica.