El tren de alta velocidad que sale de Madrid Chamartín a las 7:15 de la mañana y llega a Valladolid a las 8:11am, hasta ahora Ave, ha sido reconvertido en Avant por parte de Renfe. La duración del viaje es la misma, 56 minutos, pero el precio no: baja de 37€ a 28€, nueve euros menos. Pasa lo mismo con el servicio de vuelta: el que sale a las 8:45 de de Campo Grande, llegando a Chamartín a las 9:41. Una excelente noticia para los usuarios vallisoletanos, pero un mal precedente para los segovianos.

Hasta ahora, en servicios de alta velocidad, Valladolid contaba con Avants y Aves, con la diferencia, entre otras, que los primeros paraban en Segovia, pero los segundos no. Con el cambio de denominación por parte de Renfe, por primera vez, algunos trenes Avant no paran en Segovia, pasando de largo por Guiomar. Cabe recordar que los servicios Avant en la línea Madrid-Segovia-Valladolid fueron creados inicialmente para unir la capital del Acueducto con la capital de España, y posteriormente, y tras una petición extraordinaria de carácter político, se extendió el servicio hasta Valladolid, pese a incumplir la norma de número de kilómetros recorridos por un servicio del tipo Avant.

Si Renfe reconsidera su postura y hace parar el 100% de los trenes Avant en Segovia, nuestra ciudad contaría con dos nuevos servicios: uno a Valladolid, en torno a las 7:43am, (perfecto para quienes entran a trabajar a las 8:30 en Valladolid) y otro a Madrid en torno a las 9:20 de la mañana (perfecto para quienes necesitan llegar a la capital de España antes de las 10am).