La compañía segoviana Nao d’amores estrenará el próximo día 9 de agosto en la antigua prisión provincial de Segovia su nueva producción ‘Penal de Ocaña’ recogiendo el texto de la novela escrita por María Josefa Canellada, abuela de la directora de la compañía, Ana Zamora. «Un ejercicio de justicia histórica y literaria» que aborda la ruptura del auge cultural español tras el estallido de la Guerra Civil y el cambio de paradigma en una sociedad en la que «la gente tuvo que reinventarse», explicó Zamora.

«Es momento de no encasillarse» subrayó esta mañana durante la presentación de la obra, en la que estuvo acompañada por la concejala de Cultura del Ayuntamiento de Segovia, Clara Luquero, el concejal de Empleo y Nuevas Tecnologías, Javier Giráldez, y la directora musical de la compañía, Alicia Lázaro. Luquero destacó el nuevo trabajo de Nao d’amores como un «encuentro con dos mujeres de talento de la misma familia» y que se representará en la capital segoviana gracias un acuerdo que mantiene el Consistorio con la compañía. En incursión en el teatro contemporáneo, Nao d’amores aparta de manera temporal la misma «obsesión enfermiza» por el teatro prebarroco que les está llevando por Estados Unidos y Latinoamérica, para sacar un proyecto de la recámara que titulan bajo el lema ‘Nao d’amores. Navengando hacia el presente’.

Diseñada especialmente para ser estrenada en el centro cultural de La Cárcel_Segovia Centro de Creación, dónde se representará del 9 al 11 de agosto, la historia protagonizada por Elena Rayos, recién galardonada como el premio actriz revelación por la Unión de Actores, recoge el diario personal de una estudiante que se enfrenta a esta ruptura de sus pretensiones culturales en el Madrid de 1936. Por responsabilidad moral, explicó su directora, la protagonista opta por convertirse en enfermera en el Hospital de Sangre ubicado durante la contienda en el Casino de Madrid y que posteriormente se trasladó al Penal de Ocaña tras ser bombardeado.

Junto a Rayos, la escena que se desarrollará sobre el panóptico de la prisión segoviana, contará con las melodías al piano de Isabel Zamora haciendo «homenaje a una generación de músicos, que por su talante curioso por primera vez en España, son investigadores» en la tradición folclórica en nuestro país, como explicó la directora musical. Manuel de Falla o Ponce, sonarán al piano de la también nieta de Canellada y hermana de la directora de Nao d’amores, como un «alter ego» de la protagonista.

Concebido como novela y finalista de los premios Café Gijón, el texto no se publicó hasta los años 80 tras sufrir el yugo de la censura 30 años atrás. Teñido de un existencialismo que incluso se adelanta al movimiento francés ‘Penal de Ocaña’ se ajusta a la realidad de la mujer en la guerra como se recoge en el diario real de María Josefa Canellada y que pudo encontrar íntegro su nieta. La esperanza se mezcla con la experiencia formativa que supuso la Guerra Civil en la forma de ser de varias generaciones.

Sin enarbolar banderas de ningún bando, explicó Zamora, la obra analiza la repercusión humana en un capítulo que alteró la Historia española. Un espectáculo «de progresión» que apuesta, como los siete obras «vivas» de la compañía por continuar avanzando y no estancarse con representaciones encasilladas. Para ello, entre los planes de la compañía se encuentran los de adaptar su nuevo estreno para representarlo en otros escenarios, a la espera de que sean los programadores los que se interesen por un texto «incómodo» que levantó ampollas en épocas anteriores por no ser «ni suficientemente blanco, ni suficientemente rojo».