El alcalde de Segovia, Pedro Arahuetes, decretó hoy la realización de una recogida de firmas en contra del Palacio de Congresos promovido por la Diputación Provincial y la Junta de Castilla y León tras conocer el auto del Juzgado de lo Contencioso Administrativo nº 1 de Segovia que suspendía la consulta al rechazar sus alegaciones. “Soy respetuoso con las decisiones judiciales”, aseguró.

No obstante, y tras suspender el decreto de Alcaldía de fecha 10 de junio, el regidor aprobó la realización de una recogida de firmas para instar a la Diputación Provincial de Segovia y a la Junta de Castilla y León para que no financien con dinero público la construcción del Palacio de Congresos de Segovia en ‘La Faisanera’. El decreto, que será llevado mañana ante la Junta de Gobierno Local, prevé la disposición de las hojas en las mismas fechas propuestas desde un principio para la encuesta, del 21 al 30 de junio.

Así, los pliegos se depositarán los días 21, 25, 26, 27 y 28 de junio en la Casa Consistorial entre las 9 y 20 horas, las dependencias de Urbanismo en la carretera de Palazuelos, Instituto Municipal de Deportes en el barrio de La Albuera, y en el Centro Cultural de San José, entre las 9 y 14 horas. El Ayuntamiento pedirá además ayuda a voluntarios para que se puedan recoger firmas en otros centros y locales municipales y visitas domiciliarias.

Será en los diferentes edificios municipales y mediante la instalación de mesas de recogida de firmas por todo la ciudad, acercándose a lugares de especial afluencia de público durante las Fiestas de San Juan y San Pedro, como la tradicional paella popular. En ella podrán participar “todo el mundo del mundo mundial”, explicó Arahuetes, sin necesidad de estar empadronado en la capital segoviana como sí obligaba la consulta popular.

 

Miedo escénico

En este sentido señaló que la recogida de firmas “no tiene ninguna garantía” ya que cabe la posibilidad de que sean manipuladas, aunque insistió en que el éxito de la consulta popular fue su paralización que supone “el miedo escénico” que ha mostrado el Partido Popular.

El regidor mostró “perplejidad” por la rapidez con la que se desarrolló la resolución judicial y esperó que a todos los procedimientos que afectan a los segovianos “sean tramitados con la misma celeridad”. También dudó del acto de presentación social del proyecto celebrado el pasado lunes en el Teatro Juan Bravo porque “han ido los de siempre”, vinculados al PP, como explicó.

Mientras aseguró que no costará nada a las arcas municipales, Arahuetes criticó que el auto del juez rechazara la consulta popular por ser demasiado “garantista”. En este sentido, reprochó que el magistrado haya tomado la decisión por poner “todas las garantías para que no haya ningún problema” y aseguró que el pago de las costas no supondrá una alta cantidad. “Es como decir si saco un vaso de agua, el océano se va a quedar seco”, aseveró.

Aunque el Ayuntamiento de Segovia presentará las oportunas alegaciones en el plazo máximo de 15 días para conocer el fundamento jurídico de la decisión, Arahuetes incidió en que éstas no tendrán “realidad práctica” de cara a la celebración de la consulta popular al salirse de los plazos establecidos para la misma. “Es el recurso del pataleo”, aseveró.

Las firmas se presentarán a la Junta y a la Diputación Provincial y el Ayuntamiento de Segovia esperará la resolución judicial tras el recurso que presentará sin descartar llevar a cabo la consulta popular si el juez así lo considera oportuno en su decisión final.