Los representantes de los trabajadores de la Oficina de Empleo de Segovia presentaron ante el Procurador del Común una queja sobre las condiciones de las instalaciones de la misma ubicadas en la calle General Santiago, 5 de la capital. El delegado de CGT en la junta de personal de la Junta de Castilla y León, José Luis Lara, denunció hoy la estrechez del inmueble y la existencia de humedades, malos olores e incluso “animales que aparecen por ahí e insectos”.

Por esta razón emplazó a las administraciones responsables, Junta de Castilla y León y al Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE), a iniciar un cambio del edificio para mejorar las condiciones en las que trabajan 21 empleados del gobierno autonómico y 11 del central, así como las de los atendidos, “parados con una situación angustiosa”, añadió Lara.

En este sentido aseguró que la falta de condiciones de trabajo de calidad y la situación de estrés de algunos desempleados las que provocaron en alguna ocasión escenas de tensión en las que fue necesario precisar de ayuda policial. “Una situación lamentable”, incidió el delegado de CGT haciendo referencia a las aglomeraciones de ciudadanos en la oficina.

Con la entrega del informa al Procurador del Común, pretenden que recabe la información con las administraciones implicadas, para poder pedir una solución. “Seguimos dando pasos para que se arregle lo más rápido posible”, explicó Lara para asegurar que mantendrán entrevistas con los responsables institucionales en Segovia para pedir un nuevo edificio ante la “insostenible situación”.

Se trata, como explicó, de una “defensa de los trabajadores” pero también de los ciudadanos a los que se atienden entre “ruido” y falta de espacio. “Requieren una atención mejor”, insistió Lara apuntando al precario espacio.