¿Qué necesitamos para hacer un Roscón de Reyes?

400 gramos de harina de fuerza

Entre 4 y 6 huevos

150 gramos de mantequilla

150 cl de agua

100 gramos de azúcar

40 gramos de levadura

Rayadura de limón o naranja

Licor al gusto (Licor 43, Coñac, Brandy)

95 cl de agua de azahar

Azúcar y almendra picada para decorar

Agua en spray

Una sorpresa para el Roscón


 

¿Cómo hago mi Roscón?

 Sin duda alguna si un sabor endulza el fin de las Navidades, ese es el del Roscón de Reyes. Tradición, cultura y una elaboración que cuenta con cientos de años de historia y que Jesús Manso, Presidente de la Asociación de Pasteleros de Segovia y dueño de la Pastelería Anyu nos ha mostrado.

Lo primero que tenemos que hacer es la masa. Para ello tenemos que mezclar los 400 gramos de harina de fuerza, 5 o 6 huevos, 150 gramos de mantequilla, 150 cl de agua y por último los 100 gramos de azúcar. Batiéndolo bien tenemos que conseguir una masa uniforme que va a ser la base de nuestro roscón.

Una vez hecha la masa, vamos aderezarla y a darle todo el sabor; para ello, tenemos que mezclar en el mismo recipiente los 40 gramos de levadura, la rayadura (sea de limón o naranja), el licor que le da un sabor característico, y el agua de azahar. Si es azahar sólo tenemos que tener en cuenta que tendremos que echar menos cantidad.

Con todo ya mezclado tenemos que tener una masa elástica que se estire bastante sin romperse. Ahora es el momento de darle forma al Roscón con un agujero en el centro y meterle la sorpresa. Una vez hecho esto, decoramos el Roscón con frutas por encima, azúcar y almendra picada, y metemos la masa a fermentar. Para hacer esto, podemos meterla en un lugar dónde no le de el aire, cómo en un cajón, tapándolo durante un par de horas. Así, la masa cogerá más forma.

Cuando lo saquemos es momento para decorar el Roscón con huevo pasándole una brocha por encima y humedecerlo con el spray de agua.

Finalmente tenemos que meter todo el resultado en el horno a 190ºC durante unos 20 minutos.Y cómo para gustos, los colores, si queréis rellenarlo, sólo tenéis que abrir el roscón por la mitad y con una manga pastelera y aplicarle nata, crema o trufa.

¡Y listo! A disfrutar de la mañana de Reyes Magos con un buen desayuno y con vuestros regalos.