Izquierda Unida de Segovia denunció hoy que el Centro Nacional del Vidrio (CNV) rebajó 9.000 euros a la infanta Elena por la compra de unas lámparas valoradas en 12.000 euros. Así lo señalaron hoy mostrando un extracto de la cuenta del centro en Caja Segovia en la que aseguraron que la hija mayor del Rey Juan Carlos, ingresó únicamente 3.000 euros.

En una comparecencia en la que criticaron la “nefasta gestión” del CNV y asegurando que llevarán el caso a los tribunales, el coordinador provincial de IU, José Ángel Frías, denunció además que la directora del Centro Nacional del Vidrio (CNV), Aurea Juárez permitió en calidad de su cargo, el pago de facturas a una empresa familiar por importe de 2.500 euros y que, eximiendo la obligación de sacar a concurso público las reformas en el centro, solicitó a una empresa valenciana un informe de reparación de daños en el tejado debido a un vendaval con un importe de 14.563 euros.

Recordando que “la ley no permite trabajar de forma directa con miembros de su familia”, Frías criticó el silencio de sus patronos que “parecen tener miedo o una especie de pacto de silencio”. Mostrando supuestas cláusulas que prohibían a la directora del CNV a efectuar obligaciones contractuales de más de 1.803 euros, Izquierda Unida aseguró que Juárez dividió durante años contratos de actividades relacionadas con las de agente comercial por una cuantía de 1.160 euros para permitir poder llevarlos a cabo.

Además, también aseguraron que el CNV a través de la Escuela Superior del Vidrio pagó un importe de 11.235 euros para la instalación de un stand en ‘Art Madrid’ así como otras cuantías para el mismo objeto en Ifema, aunque según Frías, se desconoce o nadie “tiene constancia” de la existencia de dichos espacios. Los documentos aportados en rueda de prensa indican además que el CNV, a través del alcalde del Real Sitio (Segovia), José Luis Vázquez como patrono de la Fundación, gastó más de 10.000 euros en la compra de 666 copas de vino, agua y cava a una empresa de Badalona para regalarlas haciéndolas pasar por trabajos del propio centro.

Junto a otros documentos que aseguran que el presidente del CNV, Francisco Salazar-Simpson, cobraba 450 euros en dietas por asistencia a reuniones cuando su cargo es “voluntario” y por lo tanto exento de remuneración, Frías quiso transmitir a la consejera de Cultura, Alicia García, “la grave situación” del CNV y le pidió “máxima implicación”.

Respecto al ERE que afectará a 50 trabajadores del Centro Nacional de Vidrio y que se desarrollará en las próximas semanas, Frías declaró que “la Oficina de Trabajo ha dicho que la dirección de la Fundación no tiene la facultad para iniciar el ERE”, lo que sería “una irregularidad más” y de iniciarse dicho expediente, “seguramente, los despidos previstos serían improcedentes y debería indemnizarse cuantiosamente a los trabajadores afectados”.

Además, la diputada del Grupo Parlamentario del partido, Ascensión de las Heras Ladera, presentará ante el Congreso de los Diputados la solicitud de datos, informes y documentos que van desde la evolución de las aportaciones del Estado a la Fundación Nacional del Vidrio, hasta la relación de miembros que conforman el Patronato de la Fundación, empresas proveedoras con las que ésta haya tenido relación ó trabajos de restauración y aprovisionamiento a organismos públicos como patrimonio nacional, oficialías de Ministerios, edificios públicos, etc.