Ramiro Ruiz Medrano ha asegurado, al tomar posesión de su nuevo cargo como delegado del Gobierno en Castilla y León, que su “prioridad” será “generar un adecuado marco de confianza” que permita “asegurar el futuro” de la Comunidad y de España, y potenciar su crecimiento económico. “Mi ofrecimiento es profundizar en las máximas relaciones de cooperación” entre la Administración General del Estado, la Junta y las corporaciones locales, aseveró.

En un acto en el que estuvo arropado por numerosas autoridades, Ruiz Medrano manifestó que su anhelo es ser “el delegado de todos los castellanos y leoneses” y que su “principal preocupación” serán “las familias, los trabajadores y, muy especialmente, los desempleados”. En esta línea, indicó que “inversiones habrá que seguir haciendo” para garantizar la prosperidad de la región, pero remarcó que su prioridad es potenciar la cooperación entre todas las administraciones.

“Son momentos difíciles, pero también de oportunidades y debemos saber aprovecharlas”, añadió, para lo que pidió “la ayuda de todos”.

El nuevo delegado afirmó que asume esta tarea con “humildad, compromiso y pasión por el servicio público”, y que para él es “un altísimo honor” representar al Gobierno en una Comunidad “tan extensa y rica en sensibilidades”, y a la que tanto “quiere”. “Espero hacerlo con eficacia y acierto”, señaló Ruiz Medrano, quien se mostró convencido de que contará con la ayuda de los trabajadores de la institución y de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado.

En su discurso de toma de posesión, Ruiz Medrano realizó además un extenso listado de agradecimientos, empezando por el ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, por haber acudido a este acto. Además, le pidió que trasladara su “gratitud y lealtad” al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y a la vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría, por la confianza depositada en él.

Asimismo, dedicó unas palabras muy especiales al presidente de la Junta, Juan Vicente Herrera, que indicó que para él es “un referente, un espejo donde mirarse, un lujo y una tranquilidad”. “Mil gracias presidente por tu trabajo eficaz y tu compromiso siempre con Castilla y León”, aseveró, apostillando que estará “eternamente agradecido” con él “por todo”.

Por otra parte, el nuevo delegado hizo un pequeño repaso de su trayectoria política en los ayuntamiento de Renedo y Valladolid, la Diputación Provincial, el Congreso y las Cortes regionales, declarando sentirse “una persona muy afortunada” porque “siempre” ha contado con “colaboradores leales” tanto dentro de los trabajadores de esas instituciones como en los compañeros “de todo el arco político”.

Respecto a su última etapa como vicepresidente del Parlamento autonómico, destacó que tuvo la oportunidad de formar parte de “un gran equipo” (los miembros de la Mesa) “con una gran capitana al frente” (la presidenta, Josefa García Cirac), además de recibir “un gran apoyo y acogida” dentro del Grupo Popular y por parte del resto de partidos.

Por último, quiso “reconocer públicamente” el trabajo realizado durante los últimos años por su antecesor, Miguel Alejo, y su “lealtad institucional”, así como la labor de los nueve subdelegados del Gobierno, entre los que citó en especial a su “amigo Cecilio” (Vadillo), el representante gubernamental en la provincia de Valladolid.

 

Muy bien arropado

El nuevo delegado del Gobierno en Castilla y León, Ramiro Ruiz Medrano, estuvo arropado en su toma de posesión por numerosos cargos públicos y representantes de distintos sectores de la sociedad, quienes le dedicaron dos calurosos aplausos después de jurar el cargo y al terminar su discurso.

Junto al ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, presidieron el acto el presidente de la Junta de Castilla y León, Juan Vicente Herrera; el director general de la Policía, Ignacio Cosidó; la presidenta de las Cortes, Josefa García Cirac; el alcalde de Valladolid, Javier León de la Riva, y el delegado saliente, Miguel Alejo.

Entre el público, junto a la mujer y los dos hijos de Ruiz Medrano, se encontraba una nutrida representación del Gobierno autonómico, encabezada por los consejeros de Economía y Empleo, Tomás Villanueva; de la Presidencia y portavoz, José Antonio de Santiago-Juárez; de Fomento y Medio Ambiente, Antonio Silván; de Hacienda, Pilar del Olmo; de Agricultura y Ganadería, Silvia Clemente; de Sanidad, Antonio María Sáez, y de Familia e Igualdad de Oportunidades, Milagros Marcos.

Asimismo, asistieron el Procurador del Común, Javier Amoedo, y los presidentes del Consejo de Cuentas, Pedro Martín, y del Consejo Económico y Social, José Luis Díez Hoces. En representación de las Cortes, además de su presidenta y varios miembros de la Mesa, acompañaron a Ruiz Medrano el portavoz del Grupo Parlamentario Popular, Carlos Fernández Carriedo, y el secretario general del Grupo Socialista, José Francisco Martín, junto a numerosos procuradores.

También acudieron al acto los nueve subdelegados del Gobierno en funciones; varios diputados y senadores por Castilla y León; el presidente de la Diputación de Valladolid, Jesús Julio Carnero, acompañado por un buen número de diputados provinciales; otros presidentes de diputaciones como la leonesa Isabel Carrasco y el zamorano Fernando Martínez Maíllo; varios alcaldes de capitales de provincia y un nutrido grupo de concejales del Ayuntamiento de Valladolid.

Junto a ellos, representantes del mundo empresarial como el vicepresidente del Consejo Superior de Cámaras y presidente de la Cámara de Comercio de Burgos, Antonio Miguel Méndez Pozo, y del sindical, como el secretario regional de CCOO, Ángel Hernández.

A la toma de posesión de Ruiz Medrano también acudieron el presidente en funciones de la Confederación Hidrográfica del Duero (CHD), Antonio Gato; varias autoridades militares; el arzobispo de Valladolid, Ricardo Blázquez, y representantes de diversos medios de comunicación de la Comunidad, entre otros invitados.