La cita más esperada de la campaña electoral a 12 días de las elecciones generales del 20N ha finalizado tras las tres horas de debate que ha enfrentado a Alfredo Pérez Rubalcaba y Mariano Rajoy. El candidato socialista y el popular han llevado a cabo un intenso debate que como no podía ser de otra manera ha estado marcado por la crisis y la difícil situación por la que atraviesa España. Diferentes temas abordados, a través de irregulares exposiciones por su extensión, que en algunos aspectos han dejado con escaso sabor de boca a los telespectadores.

El tema que más controversia ha creado y al que más tiempo se ha dedicado, el de la economía y empleo, ha puesto sobre la mesa, además de críticas encarnadas entre los candidatos, diferentes propuestas para fomentar la salida de la recesión del país. Rubalcaba citaba, entre otras medidas, la bajada de tipos de interés o la creación de un plan de inversión europeo. Además, el fomento del empleo a través de los pagos de la seguridad social a las empresas o el apoyo a los emprendedores han sido puntos obligatorios para el socialista. La crítica dirigida al PP rezaba “la falta de soluciones” del partido de Mariano Rajoy.

El popular por su parte, ha centrado sus esfuerzos en la creación de empleo y la economía anunciando medidas de apoyo a las pymes y facilidades a los ayuntamientos para que paguen sus deudas con los proveedores. «Hay que hacer una reforma laboral para reducir el paro», señalaba Mariano Rajoy. Además, en este sentido el popular añadía que con este impulso se contribuirá a mejorar las políticas sociales y reprochaba que los socialistas hayan recortado las partidas presupuestarias para la sanidad pública.

Éstas han sido precisamente otra de los temas principales de la noche. La sanidad pública le ha servido al socialista para criticar a su contrario señalando que «No te importa la sanidad pública». Rubalcaba ha reprochado a Rajoy que en su programa electoral no tenga señalada la financiación de la sanidad pública, a lo que el popular sacó a relucir de nuevo el impulso del empleo para conseguir financiarla. Además este impulso del empleo, servirá a Rajoy, como señalaba, para conseguir “no congelar las pensiones”. Rubalcaba criticaba en este punto al popular pidiéndole “aclarare aquí si van ustedes a cambiar cada dos años el modelo de pensiones, como parece indicar su programa».

Por otro lado Rajoy ha señalado que el destierro de la figura del profesor o del esfuerzo además de las trabas al bilingüismo son los principales problemas de la educación en España. «Mejorar la calidad es nuestro objetivo», señalaba el popular, quien ha propuesto enseñar inglés desde los 3 años y reformar la FP. En numerosas ocasiones, el socialista ha criticado de «ambigüedad calculada» a Mariano Rajoy y ha señalado que «ha puesto usted a caldo a los profesores que han hecho huelga, como en Madrid», le reprocha a Rajoy. «Con ustedes la sanidad y la educación pública no están garantizadas», finaliza.

Entre los temas finales, los candidatos se han tomado su tiempo en discutir sobre el papel de las diputaciones provinciales, la duplicidad de cargos, y el gasto que ello genera. Las posiciones se han distanciado con los argumentos de antigüedad y gasto, del socialista; y de utilidad y jerarquía en las labores de la diputación, por parte del popular.

Además, en el tercer bloque, se han dado cita la unión en matrimonio de parejas del mismo sexo, del que Rajoy presentaba un recurso ante el Tribunal Constitucional y que se ha negado a retirar como le ha solicitado Rubalcaba; temas de conciliación y defensa de la mujer, o la seguridad del Estado. Además, un escueto diálogo sobre la disolución de ETA ha conseguido que ambos participantes se tiendan la mano para trabajar en conjunto.

Para finalizar, ambos candidatos se han dirigido con la mirada fija a la cámara para despedirse. Rajoy señalaba la necesidad de un cambio e invitaba a la ciudadanía a trabajar en conjunto. «Sé que será difícil, porque hemos visto desaparecer millones de empleos, por eso necesitamos un gran esfuerzo. Nadie nos va a regalar el éxito», señalaba. Para finalizar, el popular añadía que «Ustedes tienen la palabra. Somos una gran nación que no se rinde nunca. Estamos a su disposición».

Por su parte, Alfredo Pérez Rubalcaba animaba a la sociedad a acudir a las urnas el 20N. «Esta España tiene libertad, tiene democracia, merece mi confianza, creo en esa España que puede salir de la crisis», añadía. Además para finalizar el socialista manifestaba que «Podemos salir de la crisis y hacerlo todos juntos, sin que nadie quede atrás. Para conseguirlo, les pido su voto y su confianza el próximo 20 de noviembre».