Mariano Rajoy ha prometido durante su discurso de investidura en el Congreso de los Diputados que reducirá el défitcit durante el próximo año 2012 en 16.500 millones de euros. El que será nuevo presidente del Gobierno español ha mantenido que será necesario acometer reformas además de reducir en partidas de gastos y que su principal objetivo, como ha señalado en numerosas ocasiones será la de crear empleo.

Entre sus medidas ha señalado que la primera ley que desarrollará su Gobierno será la Ley de Estabilidad Prespupuestaria que conseguirá establecer el techo del déficit. Además ha aseverado que culminará el proceso de limpieza del sistema bancario y que llevará a cabo otras reformas estructurales como la reducción del gasto de las Administraciones, la reforma laboral al servicio de la creación de empleo y la definición de un marco fiscal más adecuado para los emprendedores. Aplausos ha arrancado las palabras de Mariano Rajoy quien ha señalado que «El próximo 30 de diciembre este Gobierno aprobará un Real Decreto Ley para prorrogar los presupuestos de 2011 y no comprometer el gasto público».

El líder del Partido Popular ha repasado en el turno de la reforma fiscal algunas de sus promesas electorales como favorecer con 3.000 euros al primer contrato por parte de las pequeñas y medianas empresas, además de modificar para éstas el régimen del IVA. También ha añadido que mantendrá el tipo en la adquisición de vivienda, siempre que sea la vivienda habitual.

Además de anunciar la aprobación de los presupuestos generales del Estado para 2012 antes del 15 de marzo, Rajoy ha asegurado que con el fin de optimizar trabajo y servicios, se suprimirán los puentes festivos para aumentar la competitividad de las empresas.

Por otro lado ha comunicado que volverá a crear el Ministerio de Agricultura y que renovará el Tribunal Constitucional, el Tribunal de Cuentas, el Defensor del Pueblo y el Consejo de Radio Televisión Española.  También ha manifestado su intención de reducir  órganos reguladores de los organismos públicos así como de aplicar un nuevo sistema de nombramientos en el que el Congreso tenga más protagonismo.

Durante el discurso de investidura también se ha referido a la eliminación, salvo excepciones, de las prejubilaciones en España y ha prometido una compensación de las pensiones para que sean más proporcionales a lo cotizado durante la vida laboral. En este sentido, en el último Consejo de Ministros del año, se actualizarán las pensiones con el IPC del nuevo año.

Entre otros temas, Mariano Rajoy ha manifestado su compromiso por ofrecer garantías para al sistema educativo, tanto para escolares como universitarios, éstos últimos a través de la excelencia del sistema, y ha subrayado la necesidad del bilingüismo además de la de ensalzar la labor del docente.