El número de alumnos de Enseñanzas Artísticas en Castilla y León se ha multiplicado por cinco desde que comenzaron a impartirse estas disciplinas en el curso 2006-2007. De este modo, se pasó de los 178 estudiantes matriculados en este primer curso a los 1.038 del presente 2009-2010, según los datos facilitados por la Fundación para la Enseñanza de las Artes en Castilla y León (Arcyl).

En el curso 2006-2007 comenzaron a impartirse las enseñanzas de Danza elementales, de cuatro cursos de duración, y profesionales, de seis. Dos centros, en Valladolid, donde se ofrece Danza Clásica y Española, y en Burgos (Clásica y Contemporánea) y en ellas participaron 80 alumnos con edades comprendidas entre los ocho y los 22 años. Durante el desarrollo del año académico se contó con la visita y colaboración de profesionales de prestigio como el segoviano Ángel Corella, Víctor Ullate, Antonio Canales, Arancha Ochoa y Ana Laguna, entre otros.

Por su parte, también en Danza, en el curso 2007-3008 el número de estudiantes subió hasta los 159, 38 de ellos estudiaron en la sede de Burgos y 121 en la de Valladolid, con 21 profesores. En este curso, los estudios de Danza se trasladaron al Centro Cultural Miguel Delibes. Este crecimiento apuntado ya durante este curso se confirmó durante el proceso de selección de alumnos en junio de 2008, por el que pasaron un total de 285 candidatos. El curso siguiente comenzó finalmente con 245 estudiantes (79 en Burgos y 166 en Valladolid). El profesorado también se incrementó hasta los 32 docentes.

Por su parte, en el presente curso (2009-2010) son 317 alumnos los que están matriculados en alguno de los cuatro cursos de esta especialidad.

En lo que se refiere a las enseñanzas de Arte Dramático, que tienen como finalidad la formación de profesionales y pedagogos del fenómeno teatral y de aquellas otras áreas de la comunicación que de él emanan, comenzó con un total de 27 alumnos, que pasaron a ser 31 en el curso siguiente, mientras que bajaron en el 2008-2009 para subir de nuevo a 39 en el presente curso.

En lo que se refiere a otra de las disciplinas, la de Música contó en el primer año con 71 alumnos; con 56 en el siguiente; con 64 en el 2008-2009 y con 62 en el curso actual. Por su parte, las de Vidrio, que se imparten desde el 2007-2008, cuando comenzaron estos estudios ocho personas, en el 2008-2009 el número bajó hasta tres y en el 2008-2009 y en este se han incorporado nueve.

Del mismo modo, en Diseño, que también comenzó en 2007-2008 con 24 estudiantes, le siguió el curso siguiente con 51 y 97 en el presente curso. En estos estudios, en la especialidad de moda de Burgos se pasó de los 14 del primer curso, a 16 y a 27 del presente, mientras que en diseño de productos comenzó en el 2008-2009 con seis alumnos y en el actual tiene 16. Asimismo, en Diseño Gráfico de Soria se pasó de tres, a once y a 21 y en Diseño de Interiores de Zamora el número de estudiantes se incrementó de los siete, a los 18 y a 33.

Finalmente, en Restauración de Bienes Culturales, en Arqueología en Ávila comenzaron el curso 2007-2008 un total de diez alumnos, siete en el siguiente y 13 en el actual. En la especialidad de Pintura en León la sucesión fue de 15 a 14 y a 15 y en textiles en Palencia de cinco alumnos, a dos en el siguiente y a siete en el curso actual. En Documento Gráfico en Salamanca los estudios comenzaron el curso pasado con siete alumnos y en la actualidad son diez, mientras que en Escultura en Valladolid también comenzó el 2008-2009 con 22 estudiantes y 25 en el curso actual.

 

Más visibilidad

A pesar de este incremento significativo en el número de alumnos, el secretario general de la Consejería de Educación, Javier Serna, reconoció la necesidad de incrementar el esfuerzo en dar a conocer este tipo de enseñanzas a la sociedad en general y hacerlas “más visibles”. Unos estudios equiparables a los universitarios y que, tras la adaptación al Proceso de Bolonia, sus alumnos obtendrán al finalizar su formación el título de Grado.

En estos momentos, añadió Serna, en Castilla y León están implantadas todas las enseñanzas de régimen especial, con la excepción de los estudios superiores de Danza y una nueva especialidad relacionada con la Restauración que todavía no ha sido aprobada, por lo que abogó por “rentabilizar” las enseñanzas ya presentes en la Comunidad Autónoma.

En este sentido, avanzó que las prioridades en la actualidad pasan por preparar todo el desarrollo de ordenación académica para adaptar estos estudios al Espacio Europeo de Educación Superior, denominado Proceso de Bolonia. En poco tiempo, adelantó, se formarán grupos de trabajo para desarrollar los nuevos currículos en Castilla y León, conducentes a la obtención de título de grado.

Además, también relacionado con Bolonia, desde la Consejería de Educación se está trabajando en todo lo que tiene que ver con la movilidad de alumnos y profesores a través de los programas Erasmus y se está preparando también un proyecto específico para captar fondos europeos del programa Leonardo que permita a los docentes de estas especialidades artísticas utilizar su faceta de investigadores y para que los alumnos puedan realizar prácticas en países del entorno europeo.

Es necesario, remarcó, que los profesores empiecen a impulsar proyectos de investigación. Finalmente, sostuvo que se está trabajando también para firmar un convenio con las cuatro universidades públicas de cara a dar la posibilidad de obtener master y doctorados en estas enseñanzas. A parte de estos aspectos, señaló que en febrero o marzo podría ver la luz el Proyecto de Ley para la creación del Instituto Superior de Enseñanzas Artísticas de Castilla y León, que englobe todas las escuelas de este tipo de enseñanzas, al tiempo que también creará el Consejo para las Enseñanzas Artísticas Superiores de Castilla y León, en el que estarán presentes los representes de los trabajadores y de los estudiantes, así como personalidades de reconocido prestigio, y que heredará las competencias sobre estos estudios que en la actualidad posee el Consejo Escolar de Castilla y León.