La Plaza Mayor de Segovia se convirtió en un improvisado ruedo en el que los matadores segovianos Víctor Barrio y Javier Herrero dieron una lección magistral sobre el arte de cúchares, dirigida, especialmente, a los más pequeños. Disfrutar y demostrar la  afición a la tauromaquia que existe en la provincia de Segovia, así como acercarla a aquellos que la desconocen, futuros aficionados a la Fiesta Nacional, fueron los propósitos que llevaron a ambos toreros a organizar esta ‘quedada’.

Algunos turistas se quedaron de piedra cuando vieron la escena. La clase magistral sobre toreo de salón tuvo, como se suele decir, un marco incomparable, un lugar “muy bonito para una actividad así”, según señaló Víctor Barrio, en declaraciones a ICAL. Con la catedral de Segovia de fondo, los diestros Víctor Barrio y Javier Herrero fueron dando las indicaciones precisas a todos aquellos que quisieron participar en esta iniciativa para introducirse en el mundo del toreo. “A los niños les gustan los toros, pero tienen un gran desconocimiento”, aseguró Barrio; por eso, hace un par de años comenzó a organizar actividades infantiles relacionadas con la tauromaquia. “Se lo comenté a Javier Herrero y le pareció una idea”, declaró satisfecho Barrio, y, desde entonces, han organizado actividades de este tipo por la provincia, sobre todo, para inculcar el amor por el mundo del toreo en los más jóvenes y que sepan “que no es sólo ir a una corrida de toros y ya está” si no que detrás hay mucho más: fincas, ganaderías, tentaderos, peñas taurinas.

La Plaza Mayor de Segovia se convirtió en un improvisado ruedo taurino, en el que mostraron nociones básicas  y algunas técnicas sobre lidia. “Les enseñamos algunos pasos con carretones, cómo se cogen el capote o la muleta, cómo colocar el cuerpo, algunos quites”, especificó Barrio a ICAL. “Siempre preguntan la diferencia entre verónicas y chicuelinas”, añadió, “y lo que no se atreven a preguntar los niños, lo hacen los abuelos, que acompañan a sus nietos”.

 

Tras la lección magistral tuvo lugar un encierro infantil con carretones, organizado por la Asociación Cultural “Arco de la Villa” de Sepúlveda.

Un tentadero público esta tarde en la finca Las Contentas, donde Víctor Barrio matará dos toros y Javier Herrero toreará dos becerras, completará la jornada taurina.

Esta actividad fue el colofón a las organizadas por Barrio y Herrero para difundir y promocionar la  afición taurina por la provincia de Segovia.

Respecto al futuro de la Fiesta Nacional, Barrio se mostró optimista “nos han intentado invadir con una ola de malos comentarios, pero, mientras siga habiendo una buena acogida, sobre todo, entre los jóvenes, se fomentará la Fiesta”.

Víctor Barrio nació en la localidad segoviana de Grajera en 1987 y debutó con picadores, en 2009, en Sepúlveda. Su presentación como novillero fue en junio de 2010 en Las Ventas (Madrid), plaza en la que tomó la alternativa en abril de 2012, hace un año, con El Fundi como padrino. El también segoviano Javier Herrero nació en 1984 en Cuéllar. Con 22 años debutó como novillero y tomó la alternativa en su villa natal, en 2010, en un festejo en el que El Cid actuó como padrino.

Agrupaciones taurinas asistieron a esta ‘quedada’ como el Aula de Jóvenes Taurinos de Valladolid  o asociaciones segovianas como la de ‘Amigos de Víctor Barrio’ de Sepúlveda, la peña taurina ‘El Vilorio’ de Cantalejo, o la peña de Riaza.