La nueva Rueda Hidráulica es un prototipo tamaño intermedio, de las siete que se instalarán en el Real Ingenio y su construcción ha sido posible gracias al convenio de colaboración suscrito entre el Ayuntamiento y la Fundación Juanelo Turriano.

La Casa de la Moneda de Segovia fue una de las más importantes fábricas de acuñar moneda de España. Construida entre 1583 y 1588 por Juan de Herrera, por encargo de Felipe II, estuvo en funcionamiento hasta 1869.

Inicialmente su actividad fue posible gracias a las ruedas hidráulicas, auténticos motores que movieron las máquinas con las que acuñar las monedas. La ceca segoviana llegó a contar hasta con 15 ruedas hidráulicas instaladas en los edificios que se levantaban junto al río Eresma.

Una vez ejecutadas las obras de rehabilitación del Real Ingenio de la Moneda, el Ayuntamiento de Segovia quiere recuperar, al menos, siete de aquellas ruedas hidráulicas.

El convenio suscrito con la Fundación Juanelo Turriano (dedicada al patrimonio histórico) ha hecho posible la fabricación de la primera de esas ruedas, un prototipo de tamaño intermedio. La Fundación Juanelo Turriano ha corrido con todos los gastos derivados de los estudios históricos, del diseño constructivo y de la realización material de la rueda de madera. De su fabricación, según la documentación histórica recopilada, se ha encargado el segoviano, Miguel Ángel Moreno, según los diseños de los especialistas en tecnología industrial Jorge Soler y José María Inzaga.

Hasta el 20 de diciembre, la nueva Rueda Hidráulica, junto a paneles informativos sobre su construcción, funcionamiento e historia, podrán verse en el patio de la Casa de Andrés Laguna.

La exposición se puede visitar de miércoles a domingo, en horario de mañana, de 11:00 a 14:00 horas, y por la tarde, de 16.00 a 19:00 horas; y los lunes y martes de 11:00 a 14:00 horas.