El ministro de Industria, Energía y Turismo, José Manuel Soria ha afirmado estar «algo preocupado» por las «tensiones de tesorería» de la cadena pública hotelera Paradores de turismo. En una comparecencia en el Congreso, Soria reveló que en 2004 la caja de Paradores tenía 43 millones de euros y que ahora la situación es distinta. En consecuencia, criticó la política de «rehabilitación e inversiones adicionales» llevada a cabo por el anterior Ejecutivo en un entorno decreciente de recursos públicos.

A este respecto, advirtió de que la plantilla de la cadena pública podría tener problemas para recibir sus remuneraciones aunque aclaró que «hoy eso no está en riesgo». «Hay que garantizar que la plantilla de Paradores tenga garantizadas sus remuneraciones», añadió Soria, quien reiteró que la situación financiera de la cadena «ha empeorado gravemente». Por ello, no descartó fórmulas de colaboración público-privadas «lo cual en modo alguno significa la privatización».