El delegado territorial de Segovia, Javier López-Escobar, acompañado por la jefa de Servicio de Cultura, Ruth Llorente, han visitado el yacimiento arqueológico del ‘Abrigo del Molino de los Señores’ durante la jornada de puertas abiertas organizada por los directores de la intervención arqueológica.

Esta es la segunda ocasión en la que López-Escobar visita el yacimiento situado en el valle del Eresma, en el término de Segovia, con el interés de conocer los trabajos de investigación y excavación que se vienen realizando en esta zona, desde el pasado 1 de julio, tras el hallazgo de restos óseos y líticos que constatan la presencia de neandertales en la provincia hace 60.000 años. Los encargados de conducir la visita por el yacimiento han sido los propios directores de la excavación, David Álvarez, doctor en Prehistoria; y María de Andrés, licenciada en Prehistoria.

Los trabajos de investigación arqueológica en el yacimiento ‘Abrigo del molino’ están financiados por la Diputación Provincial de Segovia. La Consejería de Cultura y Turismo, a través de la Dirección General de Patrimonio, se encarga de la supervisión del proyecto que cuenta con el apoyo también de la Consejería de Agricultura y Ganadería que ha facilitado el alojamiento y la manutención del equipo de investigadores en la Escuela de Formación Agraria de Segovia, situada en las proximidades del yacimiento.

 

Presencia humana

En el yacimiento se han identificado 11 niveles, con presencia humana en tres de ellos. En una primera prospección superficial, se recuperaron en estos niveles 21 piezas, entre piedras y huesos. Las piezas de piedra son, en su mayoría, restos de talla de sílex y entre los huesos se han encontrado varios fragmentos de diáfisis y vértebras de pequeños mamíferos, 2 radios izquierdos, un fragmento de mandíbula, y un húmero de conejo.

Todas las piezas líticas recuperadas son indicadores directos de que se ha producido actividad de talla ‘in situ’. La técnica de trabajo de talla utilizada y el estudio cronológico de los niveles sitúan el yacimiento en las últimas fases del Paleolítico Medio Peninsular y permiten suponer la presencia neanderthal en la zona.