Izquierda Unida llama durante esta campaña a las revoluciones «siempre pacíficas» de la convocatoria social de su programa. Entre los nueve pilares en los que se asienta su programa, Izquierda Unida hace un llamamiento a la revolución económica, la democrática, de los servicios públicos, la ambiental, de igualdad, cultural, y para la paz. Además apela en sus propuestas a la elección del alternativas bajo el llamamiento directo «Tu decides».

 

IU se compromete a situar el empleo por encima de todo

Proponemos un Plan de Empleo con un coste de 40.000 millones (menor que los rescates bancarios) con un alto índice de retorno a las arcas públicas (coste neto para el Estado: 2% PIB)

-Que incluye un Plan de Empleos Sociales, un programa de empleos verdes y un plan de rehabilitación sostenible de vivendas.

-Fomento del empleo desde el sector público y de las pequeñas y medianas empresas que estén en condiciones de crear empleo.

-Redistribución y racionalización del trabajo existente: jornada laboral de 35 horas, jubilación a los 60 años…

-Ayudas a la contratación con prioridad para el empleo juvenil para menores de 35 años.

-Derogación de la reforma laboral y recuperación de la indemnización de 45 días por despido improcedente.

 

¿Servicios públicos de calidad o más ayudas para los bancos?

 

Los servicios públicos de calidad son un derecho y no un regalo.

-Son la mejor garantía de igualdad y justicia. Su recorte es el empobrecimiento de la democracia.

-Izquierda Unida defiende su desarrollo, especialmente de la educación, la sanidad, la asistencia a la dependencia y la garantía de una pensión digna, hasta alcanzar la situación media de los países de la Unión Europea. Más ayudas para las personas y menos para la Banca.

-La educación pública y a sus profesores. Generalización de la escuela infantil pública de 0 a 6 años. Financiación suficiente del sistema de educación pública.

-La educación de calidad, científica y laica. Una Universidad al servicio de la sociedad y no de las empresas.

-El carácter público de la sanidad sin privatizaciones de ningún tipo. Nos oponemos al repago.

-El aumento del catálogo de coberturas, el desarrollo de la medicina preventiva y el aumento de los recursos financieros para garantizar la universalización de la asistencia sanitaria pública.

-Financiación y gestión pública de la aplicación de la Ley de Dependencia.

-Refuerzo y consolidación del sistema público de pensiones. Derogación de la reforma del sistema aprobada por el Gobierno del PSOE.

 

 

¿Libres o Desiguales?

La lucha feminista es la lucha que pone en cuestionamiento el modelo político y el modelo económico partiendo de la denuncia de todas las estructuras de ocultación y desigualdad que operan en nuestras sociedades. Muchos son los obstáculos que impiden que la igualdad sea una realidad efectiva entre mujeres y hombres. La brecha salarial, la segregación laboral y el peso de recaer sobre nosotras, casi en exclusiva, el cuidado de la vida de las personas. La violencia machista continúa siendo hoy una de las consecuen- cias más dramáticas de un modelo desigual, es urgente por tanto propuestas eficaces en esa línea. La lucha por el cuerpo es también una reivindicación prioritaria y el derecho a decidir sobre nosotras mismas sigue estando en cuestión. No se trata de tener derecho a ser iguales, sino de ser iguales desde nuestras diferencias.

-Poner las necesidades de las personas en el centro de nuestro modelo social, económico y político con medidas que garanticen la corresponsabilidad en todas las esferas de nuestra vida. Para ello es esencial la reducción de la jornada laboral a 35 horas semanales con igual salario.

-Acabar con la segregación laboral y la discriminación salarial entre mujeres y hombres.

-Creación de una red de servicios, como escuelas infantiles públicas y gratuitas, asícomo la igualación e intransferibilidad de los permisos por nacimiento o adopción, de modo que se posibilite la corresponsabilidad de la vida laboral y familiar para que no recaiga exclusivamente sobre las mujeres.

-Garantizar el cumplimiento de los derechos sexuales y reproductivos con una ley sobre la IVE que asegure su aplicación en el sistema sanitario público.

-Modificación de la Ley Integral contra la Violencia de Género, que reconozca la violencia machista en todas sus manifestaciones y la defina como un atentado contra los

-Equiparación de las trabajadoras del hogar al Régimen General de la Seguridad Social.

 

 

 

¿Banca pública o especulación?

Desde el inicio de la crisis los bancos han cortado el flujo de crédito a las familias y a los sectores productivos del tejido empresarial, impidiendo con ello el crecimiento económico, agravando el problema del paro e imposibilitando la salida de una crisis de la que ellos son responsables al haberse dedicado a actividades especulativas en las que se han jugado el futuro de todos y todas. Es necesario hacer que el crédito a las empresas y a las familias vuelva a fluir.

-La transformación de las Cajas de Ahorros en un sistema de banca pública mediante la nacionalización de las mismas.

-Una banca pública basada en la rentabilidad social como criterio predominante, la exclusión de las operaciones especulativas, la participación democrática en la gestión de estas entidades y la prosecución de objetivos de desarrollo acordados democráticamente.

-La recuperación de la banca pública especializada, la renacionalización de la Caja Postal de Ahorros y la constitución a través del ICO de Agencias Públicas de Inversión.

-La eliminación de los bónus y los repartos de dividendos de las entidades de banca privada que hayan recibido ayudas públicas y su sometimiento a control democrático de sus operaciones para evitar la especulación y los salarios abusivos de sus altos cargos.

-La reforma de la legislación para fortalecer los derechos de las personas usuarias de los bancos para que puedan disponer de información completa y ajustada de los productos financieros que contraten, que no se establezcan cláusulas abusivas y la desaparición de las cláusulas de limitación de aprovechamiento de los tipos de interés.

-La colaboración con la Banca Social como cooperativas de crédito, las cajas democratizadas o la banca cívica, así como el impulso de la Banca Ética de forma que la ciudadanía pueda controlar el sector bancario y se asegure la inversión en la economía productiva en lugar de la especulación.