El nuevo fado, la gastronomía, la recuperación del patrimonio teatral, arte, cine, literatura o música son los protagonistas, en clave portuguesa, de la VIII Mostra del país vecino, que se comienza a celebrar a partir del 20 de octubre en Segovia y otras ciudades españolas.

El certamen luso que arranca con distintas actividades en torno a la obra teatral Dança da Morte/Dança de la muerte, convocará una amplia oferta cultural portuguesa. De esta manera, el certamen, que se desarrollará durante los meses de octubre y noviembre próximos, incluirá la presencia y participación de reconocidas figuras del mundo cultural portugués. En este sentido, destaca la programación de nuevos referentes de la cultura del fado, caso de António Zambujo o Carminho, o la nueva canción caboverdiana, gracias a la visita de la cantante Lura. El encuentro incluirá también las últimas tendencias en gastronomía, una performance a cargo de la artista multidisciplinar Adriana Sá y la coproducción Dança da Morte/Dança de la muerte, entre las compañías Nao d´amores y Teatro da Cornucópia. Además de Segovia, la VIII Mostra Portuguesa tendrá justo reflejo en ciudades como Barcelona, Valencia, Badajoz, Cáceres, Zaragoza, Alcalá de Henares o Madrid.

 

Territorio ibérico unido

La iniciativa, organizada por la Embajada de Portugal, el Instituto Camões, el Ministerio de Cultura y el Ayuntamiento de Madrid, persigue los mismos objetivos que hace ya siete años animaran a estas entidades a compartir este mismo viaje: reconocer y difundir los latidos artísticos y humanos de Portugal y su enriquecedor encuentro con la cultura española, que en esta edición se materializa en la coproducción hispano-lusa del espectáculo «Dança da Morte/Dança de la muerte».

En ediciones anteriores, la Mostra Portuguesa ha contado con la participación de escritores como José Saramago o António Lobo Antunes, arquitectos como Eduardo Souto de Mora, artistas como Katia Guerreiro, Mariza, Carlos do Carmo, Camané, Mísia o João Afonso o cineastas de la talla de Manoel de Oliveira. Igualmente, desde su puesta en marcha en Madrid el certamen ha crecido en destinos dentro de la geografía española,consolidándose el carácter expansivo y de encuentro con el que un día surgió.