Año tras año sucede en Segovia que los baches proliferan en nuestras calles al terminar el invierno. Año tras año, Arahuetes justifica que los trabajos para retirar el hielo y la nieve, y la sal que se emplea para ello, resulta agresiva para el firme. Año tras año, el Ayuntamiento realiza trabajos de asfaltado y bacheado a finales de verano y en otoño, para empezar a distribuir la sal a finales de otoño.

Para tratar de quebrar este círculo vicioso, ahorrar recursos y evitar daños en las calles de Segovia y el medio ambiente, el Grupo Municipal del Partido Popular presentó en enero de 2010 una moción que pretendía la mejora del sistema de distribución de sal en Segovia para prevenir los efectos de las heladas y las nevadas.

No era sólo en relación con las quejas que durante los últimos años se producen por parte de los ciudadanos referentes a zonas de la ciudad o barrios donde la retirada de la nieve o el hielo no se produce o se retrasa cada vez que se produce un temporal, como en Revenga. Además, según el Grupo Municipal del partido Popular, el abuso de la sal contra las heladas, produce un grave deterioro en la urbanización de las calles, en las zonas verdes y en el arbolado urbano y un fuerte impacto negativo en el medio ambiente con riesgo de provocar incluso la salinización de las aguas subterráneas.

Por eso, hace una año los populares propusieron un cambio en el sistema de prevención contra las heladas que pasaba por el estudiar la utilización de otros productos alternativos a la sal, que sean menos agresivos con el pavimento y las zonas verdes y menos nocivo con el medio ambiente, como la arena, cenizas o gravilla. Y en el caso de que se persista en la utilización de la sal, se utilice diluida en forma de salmuera, que contiene una menor concentración de sal y reduce el impacto medioambiental.

En enero de 2010 los populares solicitaron que el cambio también previera la distribución motorizada con vehículos pequeños, para que llegue al mayor número de espacios públicos y reduzca la distribución manual lo más posible y que en aquellas zonas donde la distribución deba seguir siendo manual que se prevea la distribución de contenedores con el producto ubicados a lo largo del recorrido, para hacer más eficaz la distribución.

«Es una cuestión de racionalizar las actuaciones para mejorar el servicio a los ciudadanos, ahorrar recursos y esfuerzos y evitar daños» adujeron los populares.