La I edición de la Feria de la Biodiversidad pone de manifiesto la importancia de conservar las semillas, las plantas y las razas ganaderas autóctonas de Castilla y León con el fin de preservar los valores naturales y la riqueza patrimonial y cultural de esta región.

Así lo puso de manifiesto este sábado el presidente de la Cámara Agraria Provincial y coordinador de UCCL Segovia, Eduardo Herguedas, en la inauguración de la Feria que se celebra durante este sábado en la Avenida Fernández Ladreda, en el centro de Segovia.

Varios puestos de venta y de exposición de productos muestran las semillas de especies que durante siglos se han empleado en el campo, que fueron heredadas de unas generaciones a otras, y que han permitido la pervivencia de amplias variedades locales hasta que las empresas multinacionales comenzaron a imponer a escala global otras modalidades de tipo industrial, algunas de tipo transgénico y que fueron dejando arrinconadas las tradicionales.

Para Herguedas, la Feria trata de dar a conocer a los segovianos el ‘patrimonio agrario’ que atesora la provincia y que es tan valioso como el patrimonio monumental o el paisajístico, según dijo en su discurso de inauguración donde participó junto a la concejala de Medio Ambiente del Ayuntamiento de Segovia, Paloma Maroto.

En la feria el sindicato UCCL presentó también el trabajo realizado por el proyecto ‘Semillas Vivas’ en el último año, durante el cual tres técnicos han recorrido la provincia de Segovia buscando a viejos hortelanos con disposición a mostrar las semillas que plantaban en sus pequeñas huertas. La labor no se ha centrado únicamente en las semillas, sino que también abarcado diversas razas autóctonas. De esa labor fueron localizados cultivos de trigo candeal, que se creía ya prácticamente extinguido, o de centeno gigantón. En cuanto a razas autóctonas, el proyecto ‘Semillas Vivas’ ha impulsado la creación de una asociación para la defensa de la gallina negra castellana, Ganeca, y ahora pretende promocionar la cabra del Guadarrama, en declive. En la actualidad, se continúan buscando productores tradicionales de yeros, muelas, algarrobas, garbanzos o cebada caballar…

Entre los 20 expositores se encuentran también vendedores de vino o cerveza ecológica, de artesanía en madera, de hortalizas, de tencas, de quesos o de miel. Precisamente en 2010 se está celebrando el Año Internacional de la Biodiversidad, con el que se pretende concienciar a los ciudadanos de la importancia de conservar la biodiversidad, no solamente por su aspecto biológico, sino también por la riqueza de saberes que lleva asociada.