Un agente de la Brigada Central de Crimen Organizado del Cuerpo Nacional de Policía de Madrid, concretamente del Grupo de Localización de Fugitivos, resultó hoy herido en Segovia al dispararse accidentalmente su arma en el transcurso de una persecución.

El suceso ocurrió alrededor de las 13.00 horas cuando, tras haber detenido a un ciudadano búlgaro contra el que existía una orden internacional de detención, se dirigían a la Comisaría Provincial del Cuerpo Nacional de Policía de Segovia. Entonces, el detenido se tiró del vehículo y huyó a la carrera por lo que los agentes efectuaron en el transcurso de una persecución, algunos disparos intimidatorios, como señalaron fuentes del a Subdelegación del Gobierno en Segovia.

El agente herido fue atendido en el lugar inmediatamente y posteriormente trasladado al Hospital General de Segovia, en donde se encuentra sin que su vida corra peligro. Todo pasó en las inmediaciones del edificio de la Comisaría segoviana, ubicada en el centro de la ciudad, frente a la estación de autobuses y a una de las arterias principales de la capital, el Paseo Ezequiel González, por lo que según testigos presenciales el suceso causó escenas de temor y un gran revuelo.

Finalmente, agentes de la Brigada Central de Crimen Organizado del Cuerpo Nacional de Policía de Madrid, y de la Comisaría Provincial de Segovia, detuvieron en las inmediaciones de la estación de autobuses de Segovia al ciudadano búlgaro, que llevaba documentación falsa y que se encuentra ya en el calabozo de la Comisaría del Cuerpo Nacional de Policía de Segovia.