El sueño olímpico de Madrid vuelve a crear polémica. Si los fracasos de lograr la celebración de los Juegos Olímpicos en la capital española, y sus reiterados intentos, ya generaban críticas entre diferentes sectores de la sociedad, ahora es la imagen escogida para identificar a Madrid 2020 la que ha hecho centrar el punto de mira en la candidatura.

El logotipo, que fue presentado por el presidente del Comité Olímpico Español (COE), Alejandro Blanco, y por la alcaldesa de la capital, Ana Botella, ha sido seleccionado a partir de la idea original de Luis Peiret, un estudiante de la Escuela Superior de Diseño de Aragón de 22 años; y modificado por la agencia Tapsa. Inspirado en la Puerta del Alcalá, el diseño modificado ha recibido innumerables críticas por los trazos del logotipo que parecen dibujar un 20.020 -a diferencia del original en el que se podía leer M20- y el cambio de color de uno de los arcos. El diseño original, según señalan diferentes medios, estaba inspirado en los colores de los aros olímpicos, mientras que en el definitivo el color negro, ha sido directamente sustituido por el rosa.

Como no podía ser de otra manera, Twitter se ha hecho eco de esta noticia convirtiéndola en trending topic o tema del momento. Entre otras críticas a la idea, ha sido muy comentada la tipografía ‘Madrid 2020. Ciudad Aspirante’, que en la propuesta definitiva presentada parece haber cambiado el punto de la i de Madrid, por una con tilde.

Polémica servida en torno al diseño del logotipo de una candidatura, que además ha recibido quejas de la empresa Macaisa, que fabrica las primeras mascotas gays del mundo, según recoge en su edición digital El Mundo. Dicha empresa asegura que Madrid 2020 ha plagiado el logotipo de sus muñecos presentados la semana pasada en la Feria Internacional de Turismo Fitur. «La estructura, el diseño y los colores son los mismos que los de nuestros muñecos», asegura un portavoz de Macaisa en el Mundo.es.