La consejera de Hacienda, Pilar del Olmo, lamentó hoy que Caja Segovia y Caja Ávila hayan valorado más sus intereses que los de la región por rechazar su entrada en Banca Cívica e iniciar negociaciones con el Sistema Institucional de Protección (SIP) que promueve Caja Madrid.

Durante su participación en la inauguración de las II Jornadas sobre Administraciones Públicas organizadas por el BBVA, donde participan más de cien directivos de esta entidad bancaria, Del Olmo respondió a preguntas de los periodistas y aseguró que los consejos de administración de ambas entidades «han valorado más sus intereses que los de la región a la hora de adoptar esta decisión».

Por su parte, el alcalde de la ciudad, Pedro Arahuetes, consejero de Caja Segovia, también se refirió hoy al mismo asunto e indicó que en la reunión de mañana jueves, en que se ha convocado Consejo Extraordinario, votarán “un protocolo de intenciones”. “Hasta ahora, lo ultimo que hicimos fue facultar al presidente y al director general para que iniciaran conversaciones para buscar algún tipo de unión o de fusión”. “En principio parece que con Caja Madrid es la más importante de las negociaciones habidas”, añadió.

Arahuetes volvió a utilizar símiles de noviazgo para recordar que se autorizará el inicio del protocolo de confidencialidad y exclusividad con Caja Madrid. A la pregunta de si sabe si algún miembro del Consejo de Administración ha recibido recomendaciones o presiones sobre la foto, dijo: “Personalmente no me consta, pero lo único que sé es lo que transmiten a diario, a través de informaciones de la Junta sobre la buena idea que era Banca Cívica y la mala idea que es Caja Madrid, pero eso lo hacen permanentemente”.