Los empresarios y los consumidores segovianos mantienen su pesimismo sobre la marcha de la economía, aunque sus expectativas no son tan negativas como en la anterior consulta, realizada hace tres meses.

Así lo revelan los resultados de la última encuesta del Observatorio Socioeconómico de Segovia, presentados hoy en rueda de prensa, donde los consultados señala que el 35,46 por ciento se muestra optimista, un 30 por ciento espera una reducción de sus ventas, y un 34,5 cree que se mantendrá estable. Sobre el nivel medio de inversión, la cifra es superior a lo esperado según las expectativas marcadas en la anterior encuesta, pero sigue habiendo “un clima de pesimismo”, en palabras del director del estudio, Luis Miguel Delgado.

En cuanto a las plantillas, el 82,7 por ciento de los encuestados muestra que ha permanecido estable durante el último trimestre, un once por ciento afirma haberla reducido, y un 6,3 por ciento la ha aumentado. En relación al próximo trimestre pronostican una evolución algo más positiva en la plantilla de las empresas, donde una gran mayoría, el 96,3 por ciento confía en mantenerla, mientras que el 1,82 por ciento cree que tendrá que reducirla, y el mismo porcentaje espera incrementarla.

El estudio de los consumidores, dirigido por Nélida Arranz, revela también un clima de pesimismo, pues la gran mayoría cree que el momento para hacer compras es desfavorable. La mitad de los consultados asegura que la economía va a ir igual que actualmente, y se reduce el porcentaje de los que están endeudándose.