Las pensiones contributivas aumentaron en Castilla y León el 0,6 por ciento en el último año, al situarse en las 587.441 a 1 de septiembre. Esta cifra representó el 6,8 por ciento del total nacional, que se elevó a 8,69 millones, un 1,6 por ciento más que en el mismo mes de 2009. Por lo que respecta a la cuantía media, se fijó en 760,34 euros, con un aumento interanual del 3,6 por ciento, ligeramente inferior al dato del conjunto del país que se cerró con 782,26 euros de media, un 3,4 por ciento más, según los datos difundidos hoy por la Dirección General de Estadística de la Consejería de Hacienda.

 

Por tipo de pensión, de las 587.107, el 7,48 por ciento se correspondieron con pensiones de incapacidad permanente (43.971); el 62,09 por ciento de jubilación (362.758); el 26,89 por ciento fueron de viudedad (158.016 pensiones); el 2,89 por ciento de orfandad (17.032), y el 0,62 por ciento a favor de otros familiares (3.664).

 

En el caso de España, más de la mitad de las pensiones son por jubilación, con 5,1 millones de los 8,69 totales; 2,29 millones son por viudedad; 935.288 por incapacidad permanente; 269.849 por orfandad, y 37.659 a favor de familiares.

 

Por provincias, León, Valladolid, Burgos y Salamanca fueron las que mayor porcentaje de registraron sobre el total de la Comunidad, con un 24,12 y un 17,11 por ciento en los dos primeros casos, y un 14,2 y 12,91 por ciento, en los otros dos.

 

En función de la cuantía por tipo de pensión, las mayores medias en la Comunidad se registraron en las pensiones por incapacidad permanente, con 857,74 euros, y de jubilación, con 885,92 euros. Lo mismo ocurrió en España, donde estas cuantías fueron de 851,55 y 887,65 euros, en cada caso.

 

Por provincias, Valladolid registró la cuantía media de pensiones contributivas más elevada de la Comunidad (875,03 euros), un diez por ciento superior a la nacional de 782,26 euros), seguida por Burgos (791,29), Palencia (771,66) y León (756,85 euros).