29 de septiembre: Huelga general. No hay quien no se haya enterado de la protesta que los sindicatos han preparado ante la reforma laboral. Despido más fácil y barato,  más poder para los empresarios, congelación de las pensiones, recortes salariales y sociales, temporalidad abusiva…son las directrices por las que CCOO y UGT pretenden plantar cara al Gobierno de Zapatero.

En Segoviaudaz.es nos planteamos que el derecho a hacer huelga es democrático, también el derecho a no hacerla y a respetar a los partidos políticos, administraciones, empresas y sindicatos. Por ello, en esta información, la foto denuncia hace refefencia a unas pintadas que han aparecido en la sede del PSOE de Segovia y que, parece, han sido protagonizadas por personas que no tienen en cuenta este derecho: libertad basada en el respeto.

Al margen de ello, son muchos organismos, plataformas y asociaciones que, ante el anuncio del parón laboral del 29S, han manifestado su predisposición, o no, a asistir a los principales actos que se han preparado por todo el país. Pero ¿Cuál es la situación en Castilla y León? ¿Qué organismos si la secundan y cuáles no? Y lo más importante ¿Qué opinas tú?

 

A favor de la Huelga: Los sindicatos.

Los secretarios generales de UGT y CCOO en Castilla y León, Agustín Prieto y Ángel Hernández han animado a la población castellana a asistir a la huelga, ya que como explicaba “perder un día de salario es hacer una inversión de futuro, para todos los trabajadores y los que vienen detrás”. El secretario general de CCOO insistió en que las políticas que está anunciando el Gobierno presidido por José Luis Rodríguez Zapatero provocarán que España y el nivel de vida y el nivel de las condiciones y derechos laborales y de protección social de los ciudadanos será “menor que en los últimos 30 años de democracia”, lamentó.

Por su parte, Prieto explicó algunos de los motivos que han llevado a la convocatoria de huelga general con el fin de “cambiar las cosas” de una política “errónea” que está llevando a cabo el Gobierno desde el 9 de mayo “cuando cambió radicalmente su política”, lamentó. “Hasta el momento había sido una política muy cercana a los trabajadores y con importantes avances sociales, pero a partir de ahí se produjo un giro radical y comenzó la agresión a los trabajadores”, declaró.

Bajo estas premisas, hasta un total de 20 asociaciones y colectivos en Castilla y León han apoyado la iniciativa del 29 S ”Huelga General. ¡Yo voy!” mediante la firma de un manifiesto que agrupa a los sindicatos agrarios UPA, UCLCL y Coag; por las asociaciones de consumidores Adicae y Facua; así como otros colectivos como la Fundación Triángulo o la FEGLTB CyL, AU, CEA, Secretariado Gitano, la Coordinadora de ONGD, ONGD Grandes, Sindicato de estudiantes, SUP, UFP, AUGC, UGC, Jueces para la Democracia, Ecologistas en Acción, Huebra, Grupos de Acción Local, AUME, Foro Feminista y Asociación de Mujeres Progresistas.

“Los brutales ajustes económicos que se están adoptando como terapias de choque para salir de la crisis económica son injustos socialmente, regresivos laboralmente y equivocados económicamente porque comprometen las posibilidades de crecimiento económico y de creación de empleo”, añade el manifiesto. “Creemos que la ciudadanía tiene que reaccionar ante este aluvión de medidas regresivas e injustas que reducen los derechos de la ciudadanía, poniendo en peligro el crecimiento económico, el empleo y los derechos laborales y el mantenimiento del estado de bienestar”, concluye el manifiesto.

 

Y en contra de la Huelga: Empresarios, varios colectivos y el Gobierno.

Pero no todo el mundo se encuentra a favor de este huelga. Y ya son también, varios los colectivos que han manifestado su oposición. Entre ellos, Asaja y Artacyl, Asociación Rural de Trabajadores Autónomos de CyL, han abogado por que la normalidad sea la tónica dominante en la Comunidad.

Ambas organizaciones han argumentado esta falta de apoyo en que UGT y CCOO “nunca se han preocupado por los problemas del campo ni tampoco lo han hecho de los problemas del medio rural, lugar en el que ni han estado, ni están, ni se les espera”. Como organizaciones que representan a un colectivo de empleadores agrarios y de pequeños negocios de autónomos, ambas organizaciones respetan el derecho de los asalariados a ejercer la huelga, pero recuerdan que deben repercutir en la nómina todos los costes salariales que por ley son imputables, además de exigir el aviso por parte del trabajador con la antelación suficiente.

Por su parte, la Confederación de Organizaciones Sindicales de Castilla y León (Cecale) ha manifestado su oposición  a dicha huelga ya que según su opinión lesionará «gravemente» el crecimiento de la economía de Castilla y León. Así, el presidente de Cecale explicó que podrían trasladarse a nuestra comunidad los pronósticos del resto de España; de manera que si la huelga es seguida por un 25% podría mermar un 0,1% el PIB y hasta un 0,2% si es seguida por el 50%, lo que podría tener consecuencias nefastas para Castilla y León.  La patronal regional ha solicitado al delegado del Gobierno, Miguel Alejo, que «tome las decisiones oportunas» para facilitar el derecho de los empleados a acudir a sus puestos de trabajo. Terciado citó la necesidad de garantizar unos servicios mínimos, «sobre todo de transporte público», que permitan la movilidad de los trabajadores, además de reclamar la intervención de las Fuerzas de Seguridad para facilitar la entrada a los polígonos industriales, centros de las ciudades y grandes superficies, con el fin de evitar «coacciones y violencia» sobre quienes quieran ejercer el derecho al trabajo.

El presidente de la patronal se mostró convencido de que el motivo por el que se convoca la huelga, que no es otro que el «cambio de tratamiento» que han recibido del Gobierno, «les ha dejado con el pie cambiado», motivo por el cual precisamente la convocatoria se puede «radicalizar», ya que «algunos van a querer que triunfe bajo cualquier concepto».

Por otro lado, la Junta entiende que la huelga “no es la mejor solución” y sostiene que con los servicios mínimos, se dará una total garantía a los ciudadanos. En todo caso, señaló que no se fijarán unos servicios mínimos “abusivos” como ya han afirmado desde las organizaciones sindicales. “Tenemos la obligación de respetar el derecho a la huelga pero también garantizar los servicios mínimos esenciales para los ciudadanos”, dijo, para añadir que entiende la huelga por las medidas que está adoptando el Gobierno central pero consideró que “no es la solución”.

 

Los consumidores piden respeto

Por su parte, la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) considera que la huelga general convocada por los sindicatos mayoritarios tiene unas motivaciones con las que se puede estar de acuerdo o no, sin que podamos establecer una relación entre las medidas tomadas por el gobierno y los derechos de los consumidores, en especial, con su conculcación. Es por ello por lo que la OCU, respetando el derecho sindical a convocar una huelga, no puede, pronunciarse acerca de su bondad o maldad con relación a esos derechos, únicos motivos que legitimarían un pronunciamiento de apoyo a esas reivindicaciones. Así lo ha trasmitido el presidente del organismo en una carta enviada a Segoviaudaz.es donde, tras figurar erróneamente dentro de las asociaciones que han firmado un manifiesto, ha declarado: «No nos corresponde a los consumidores, entendemos, tomar posición ante la reforma laboral, motivo principal de esta protesta, por mucho que pueda afectarnos o podamos compartir los argumentos utilizados. Tener claro el ámbito en el que, como asociación de consumidores, podemos movernos es, sin duda, prueba de rigor y garantía de futuro.