La Comisión Territorial de Patrimonio ha autorizado las obras de restauración del antiguo Palacio de Ramírez de Orellano en el número 1 de la Plaza de Guevara. El proyecto presentado contempla dos intervenciones: por un lado la restauración del edificio del Palacio y por otro lado la renovación del edificio moderno que tiene fachada a la calle San Nicolás y con el que comparte el patio interior. Se trata de esta forma de recuperar toda la manzana para destinarla a hotel de cuatro estrellas. La Comisión ha autorizado las obras indicando que cualquier modificación del documento presentado deberá ser estudiada y autorizada por la Comisión. La intervención tendrá además un seguimiento continuo por parte de los técnicos del Servicio Territorial de Cultura.

La restauración del edificio histórico del Palacio (cuyas intervenciones más importantes están datadas en los siglos XV y XVII) mantendrá la fachada a la Plaza de Guevara, la galería de ladrillo y las estructuras de madera que se conservan en buen estado. Está prevista la cubrición del patio interior con una estructura metálica invisible desde el exterior.