El Área de Turismo del Ayuntamiento de Segovia editó 1.000 ejemplares de la nueva guía «Un paseo por la Historia del Real Ingenio» , que a un precio de 10 euros, realiza un recorrido por el pasado y el presente del inmueble. Redactada por Amparo Martín, Sonia Fernández y Carlos Caballero, del Estudio de Arqueología y Patrimonio GROMA, la guía tiene por objetivo «acercar tanto a los segovianos como a quienes nos visiten este importante elemento de la historia de Segovia, convertido en uno de los recursos turísticos más visitados».

Fuentes del consistorio de la capital subrayaron la importancia de la Real Casa de Moneda como uno de los ejemplos más antiguos e importantes del Patrimonio Industrial ubicado, además, en un espacio de «incomparable belleza», extramuros y junto al Monasterio de Santa María de El Parral, con «magnificas» vistas del Alcázar.

La guía, que puede adquirirse en cualquiera de las oficinas de Turismo de Segovia ye en el propio Museo de la Moneda, recuerdan la incuestionable relación de la ciudad con la producción de monedas desde su origen en la Casa Vieja, la primera ceca de Segovia.

En el siglo XVI la fabricación de dinero ocupó un lugar destacado en la economía segoviana. En ese momento, Felipe II decide instalar una nueva Casa de Moneda a orillas del Eresma, entre San Lorenzo y San Marcos, en zona de monasterios, conventos e iglesias además de huertas, molinos y talleres, dedicada a la producción de monedas con la tecnología más avanzada de la época. Un ambicioso proyecto que comenzó su actividad en 1585.

La Real Casa de Moneda de Segovia se convirtió en una pequeña ciudad dentro de la ciudad, en la que ensayadores, grabadores, herreros y operarios trabajaban y convivían con sus familias en un recinto cerrado que tenía leyes propias e incluso su propio calabozo.