Junto a la noche de Los Reyes Magos, la llegada de Papa Noel es uno de los momentos más esperados del año. Ayer, la crisis no impidió que Santa Claus regresara a Segovia, lo hizo en tren, llegando a la estación antigua, en el barrio del Cristo del Mercado done fue recibido por cientos de pequeños que, impacientes, aguardaron para tocarle las barbas o hacerse una foto junto a él. Tras ese ratito, después de la merienda, Papa Noel, los duendes y sus renos organizaron la ruta por toda Segovia para conseguir llegar a tiempo, en una sola noche, a los hogares de todos los niños que le habían escrito cartas.

Regalos tecnológicos y aquellos de toda la vida hacen ahora las delicias de los más pequeños que no deben olvidar que todos los embalajes deben ser reciclados en los contenedores de la ciudad.

Que la magia de la Navidad siga presente en todos nuestros hogares. ¡Ahora toca esperar a Melchor, Gaspar y Baltasar!