La Real Academia de Historia y Arte de San Quirce recibió hoy la Medalla de Oro de la Ciudad en reconocimiento al esfuerzo y servicios prestados a lo largo de “su espléndida trayectoria”, como destacó el alcalde de Segovia, Pedro Arahuetes, durante la entrega del galardón que llevaba once años sin otorgarse.

“En un acto de justicia histórica”, recalcó Arahuetes, los grupos municipales apoyaron por unanimidad ofrecer la distinción a la Real Academia de Historia y Arte de San Quirce, a iniciativa del Centro Segoviano de Madrid. Desde el periodo democrático solo se otorgó en cuatro ocaciones, a Don Juan de Borbón en el año 1986, al Archivo General Militar de Segovia en 1998, al Centro Segoviano de Madrid en 1999 y al Parque Centro Mantenimiento de sistemas Acorazados nº 2 en el año 2002.

Remontándose a la “imborrable huella” que Antonio Machado dejó en Segovia, Arahuetes recordó cómo el poeta enlazó con el sector más dinámico y comprometido de la intelectualidad local uniéndose a la Universidad Popular Segoviana, “una experiencia educativa pionera en España”, surgida por el interés de varios profesores del Instituto y de la Escuela Normal unos días antes de la llegada del poeta a la ciudad en el año 1919.

La Real Academia de Historia y Arte de San Quirce, nacida en 1955, recoge el testigo de la Universidad Popular para acercar la cultura a los sectores sociales tradicionalmente más apartados de ella, manteniendo el interés prioritario en cualquier aspecto de la cultura segoviana. Asesorando e informando, organizando exposiciones y conciertos, el Curso de Historia de Segovia o los Cursos de Pintores Pensionados, con publicaciones periódicas y monografías, como sus Estudios Segovianos, vigentes desde 1948; o la conservación de la Casa-Museo de Antonio Machado. Además, la institución aportó la figura de cronistas oficiales como Juan de Contreras y López de Ayala, Mariano Grau o el actual Antonio Ruiz.

En este sentido y antes de ofrecer a sus académicos y director, Rafael Cantalejo, el merecido reconocimiento, el regidor municipal felicitó a todas las personas que, en su casi siglo de historia, han formado parte de la Academia porque “es a todos ellos a quien dirigimos nuestra admiración, respeto y agradecimiento”.