El Juzgado de lo Contencioso Administrativo de Segovia ha ordenado la demolición de los 46 miniapartamentos ilegales construidos en las inmediaciones de la antigua universidad SEK a escasos metros del río Eresma. Así lo ha explicado el alcalde de Segovia, Pedro Arahuetes, quien ha asegurado que el juez estima que la construcción, llevada a cabo por la empresa Hontanilla de Santo Domingo, S.A, no son compatibles con el planteamiento urbanístico y se apartan de la licencia aprobada.

A pesar de ser una sentencia aprobada en primera instancia, y por lo tanto que puede ser recurrida, el alcalde de Segovia, la consideró “importante” porque el juez constata que “carece de virtualidad” y se aparta de la alegación de interés público que defendía la mercantil implicada. En concreto, Arahuetes citó que el magistrado “constata el cerramiento entre muros de hormigón para darles un destino vividero y por tanto se han apartado de la licencia otorgada”.

La sentencia señala que se dieron soluciones vivideras para permitir que en un momento determinado, se produjera posteriormente un cambio de planteamiento urbanístico, que no estaba contemplado como una solución técnica adecuada a la finalidad proyectada.

Asimismo, el juzgado rebaja de nuevo la sanción, como ya lo hiciera anteriormente, y que el Ayuntamiento recurrió. En concreto, condena a la empresa “por infracción grave” a la cantidad de 40.500 euros, y al arquitecto Tomás Sanz Arranz a la cantidad de 23.625 euros. Arahuetes, señaló que reiterarán el recurso a la sentencia en los términos que se ajustan exclusivamente a la cuantía de la sanción, ya que el consistorio pedía un montante de 540.000 euros para Hontanilla de Santo Domingo S.A, y para el arquitecto Tomás Sanz Arranz, 315.000 euros, por considerarlo “una falta muy grave”. Según Arahuetes, la sentencia deja claro que “todo lo que ha hecho el Ayuntamiento está bien, excepto la imposición de la sanción”.

Para finalizar, el regidor municipal  ha señalado que “el PP no se puede ir de rositas”, ya que en su opinión y previendo una victoria municipal en las elecciones, intentaron legalizar los miniapartamentos cambiando el planteamiento urbanístico.

El alcalde de Segovia daba a conocer la sentencia tras la Junta de Gobierno Local